Portada Noticias Productos Tests Vídeos Rutas Ofertas Contacto Buscar
ESMTB.com - mountain bike

Volcat

Probamos el nuevo Shimano XTR 2019, la suavidad y finura por bandera

Hemos rodado con el nuevo Shimano XTR 2019 y la sensación de recuperar el tacto suave y fino de Shimano, mejorado más que nunca, ha sido una gozada

Andalucía Bike Race

Pedales Look

Sobre el nuevo Shimano XTR M9100, la versión del grupo de cara a la campaña 2019, ya hemos hablado mucho en cuanto a su aspecto teórico. Desde el diseño de su nuevo y exclusivo núcleo Micro Spline, pasando por sus frenos con una maneta que tiene doble apoyo en el manillar, su cadena exclusiva para el XTR 2019 o los detalles de su elaborado y ligero cassette con varias opciones de desarrollo. Y llegó el turno de probarlo en el marco de la Copa del Mundo de Vallnord, donde la marca desplazó varias bicicletas equipadas con lo único de Shimano. Una ocasión única que no nos quisimos perder.

Continúa tras los patrocinadores

Sea Sucker
Zapatillas Scott MTB COMP Boa Reflective
Ruedas Progress MTB - CB3 NITR
MSC Tires
226ers
Horquilla Fox 34 StepCast
NamedSport
Etxeondo
Sportful
Berria Grava
Shimano XTR

Suavidad es la palabra que mejor define al nuevo Shimano XTR M9100

En nuestro caso optamos por la versión XC del Shimano XTR M9100. Frenos de 2 pistones y el desarrollo marcado por su nuevo cassette de 10-51, combinado con un plato de 32 dientes. Además, pudimos rodar sobre los nuevos bujes XTR. Todo ello montado en una Scott Spark, una bicicleta que ya nos es familiar. Probar el funcionamiento de un grupo es algo que podemos hacer en pocos minutos, más aún en una zona como los alrededores del circuito de la Copa del Mundo en Vallnord. Una subida por pista muy inclinada, con tramos cercanos al 20% de desnivel y una bajada por una de las pistas del bikepark fueron nuestro campo de juego en este test exprés, pero más que de sobra, para conocer el funcionamiento del grupo Shimano XTR M9100.

Shimano XTR

Shimano XTR 2019: ¿el cambio mecánico más suave de la historia del MTB?

Para este tipo de prueba la primera impresión cuenta, y mucho. Con ello, bastó afrontar la primera subida inclinada para, con la cadena en máxima tensión, poner a prueba cómo subía piñones en las condiciones más exigentes. Todo el feeling del Shimano XTR M9100 se puede resumir en una palabra: suavidad. Más allá de los números de laboratorio que expresan cada mínima mejora, la sensación real a la hora de subir piñones con el nuevo Shimano XTR es de finura y suavidad absoluta. No importa si estás subiendo del piñón más pequeño al siguiente, o si estás engranando el enorme piñón de 51 dientes mientras mantienes la fuerza sobre los pedales. El tacto de la maneta se mantiene igual de suave y requiere prácticamente la misma fuerza para subir en todos los piñones. Algo de lo que ya nos habíamos olvidado. Todo suma para lograr ese tacto de “mantequilla” en el pulsador de la maneta. Desde la propia maneta que requiere menos fuerza para su actuación, al diseño del cambio o la tecnología Hyperglide+ de los piñones. Una suma de pequeños factores que logra un resultado final excelente en suavidad y finura de cambio.

Shimano XTR

Subir 4 piñones a la vez, cambiar con el pulsador de bajar piñones en dos direcciones posibles o la ergonomía de su maneta. Un lujo todo ello.

No sólo muestra ese buen comportamiento subiendo piñones, también lo hace cuando bajamos velocidades en acciones agresivas como sprints de pie sobre la bicicleta. Aquí también entra en juego su pulsador de bajar piñones, el cual podemos accionar en dos direcciones diferentes. Una gozada. A la hora de subir, podemos subir hasta 4 piñones “del tirón”, en una acción donde se vuelve a demostrar la finura de cambios del sistema.

La sujeción de la cadena se ha mejorado con el diseño de la nueva cadena exclusiva para el Shimano XTR M9100. En cuanto a los frenos, el segundo punto de apoyo sobre el manillar del nuevo diseño les otorga una mayor rigidez y mejor tacto en la maneta, además de lograr un manillar visualmente más despejado gracias al desplazamiento que ha sufrido la abrazadera. En cuanto a la potencia de frenada, es difícil evaluar el incremento teórico, pero sí os podemos decir que tienen potencia de sobra para un uso XC. Los nuevos discos de freno, además, deberían ayudar a mantener esa calidad de frenada en descensos largos gracias a su mejor refrigeración.

Shimano XTR

Un punto que nos encantó fueron los bujes. Sí, sabemos que para gustos colores, pero en nuestro caso dejar de pedalear y no oir nada que no sea el rodar de nuestros neumáticos sobre el terreno es un lujo. El núcleo silencioso trae además otras ganancias, y es que al dejar de pedalear apenas existe fricción en el sistema. Nada de trinquetes tradicionales por medio, que siempre suponen una resistencia al rodar. Ganancias marginales, pero ganancias al fin y al cabo. Solo esperamos que el núcleo Micro Spline se popularice y aumenten las opciones de ruedas para el cassette Shimano XTR, algo que facilitaría su adopción por parte de los usuarios.

Obviamente, estamos hablando de sensaciones de funcionamiento, y aún nos faltaría conocer la durabilidad de todos sus componentes, algo sólo posible en un test de larga duración.

Shimano XTR

Eagle XX1 y XTR cara a cara

Shimano ha llegado algo tarde, pero ha llegado para hacerlo prácticamente todo mejor

No nos engañemos, este tiempo de impás hasta que Shimano ha lanzado la apuesta total por el monoplato y el salto a las 12 velocidades ha servido para que SRAM gane terreno, especialmente en la gama alta y en los montajes de serie. Con ello nos hemos acostumbrado a su funcionamiento y, en parte, hemos olvidado lo bueno que siempre ha tenido Shimano en sus grupos. La comparación entre el SRAM Eagle XX1 y el nuevo Shimano XTR M9100 es imposible de evitar. La resumiríamos de la siguiente forma: Shimano ha llegado tarde, pero cuando ha llegado lo ha hecho para hacerlo todo mejor.

En un cara a cara entre ambos grupos el XTR se muestra mucho más suave en cuanto a cambios, más preciso y fácil de ajustar. Responde mejor a los cambios realizados de forma brusca con la cadena en máxima tensión, tanto subiendo como bajando piñones. Además ofrece 2 opciones de cassette para 12 velocidades, con su 10-45 siendo una excelente opción para los que buscan poco salto entre piñones, además del esperado 10-51. La maneta de cambio es más ergonómica (sus pequeñas estrías en los pulsadores ayudan a un gran agarre) y con un funcionamiento que requiere mucha menos fuerza.

El sistema Shadow+, sin ser ninguna novedad de esta revisión del Shimano XTR, sigue siendo una gran ventaja que evita que dañemos o toquemos con el cambios en salientes del camino o en pasos entre piedras. El cambio queda mucho más recogido y seguro que el de su rival.

Por lo que se refiere al peso, ambos grupos se mueven en números muy parecidos. La estética es algo muy personal, pero lo que está claro es que el XTR sigue con su línea histórica de acabados sobrios y elegantes.

Es, sin duda, el mejor XTR de la historia. Sabemos que esa frase es un clásico, pero se mantiene más vigente que nunca con esta actualización. La apuesta por el monoplato de Shimano es ahora decidida y poco o nada hay que criticar de su nueva propuesta. Tal vez la necesidad de un núcleo especial es el único inconveniente que vemos, pero es algo que, aunque doloroso, era de cajón que iba a suceder. Funcionamiento, acabado, opciones de desarrollo y estética son dignos de llevar las siglas más emblemáticas del mountain bike. Las de XTR.

Shimano XTR