Club La Santa 4 Stage Mountain Bike Race
Chain Reaction Cycles - Rebajas Enero
Ruedas Progress MTB - MT Plus
Powerbar Muffin
Publicado el 25-8-2016
La francesa explica el calvario por el que ha pasado en el último año y que ha desembocado en su abandono en Rio de Janeiro

Hablamos de ella en nuestro repaso a algunas de las cosas que pasaron en la prueba femenina de MTB. Pauline Ferrand-Prevot se retiró de la carrera. Ya había estado cerca de ni siquiera acudir a competir y renunciar a su plaza.

Está claro que para una persona que venía de ganarlo y todo y dominar en BTT, carretera y ciclocross, una temporada de abandonos y malos resultados puede ser, simplemente, demasiado.

Ahora la propia Pauline Ferrand-Prevot ha querido mostrar cómo se siente a través de una larga exposición sobre cómo ha llegado a esta situación.

Pauline Ferrand-Prevot atendiendo a los medios días antes de la carrera de Rio de Janeiro

Pauline en carrera

Abandonar es perder

Este es el título del texto que la propia corredora ha difundido.

Eso es lo que me he repetido durante meses. Los Juegos Olímpicos eran el sueño de mi vida, pero también mi mayor miedo desde que en invierno sufrí una fractura en la rodilla por estrés. Todo fue pasando muy rápido: retomé los entrenamientos muy rápido y muy fuerte desoyendo los consejos de mi entrenador de hacerlo de forma más progresiva. Tomé la decisión de mudarme al sur para poder entrenar en mejores condiciones. Con el cambio enseguida empecé a tener fuertes problemas de alergias. Tras algunas semanas de entrenamiento sentía que no era yo, que ese golpe de pedal que tenía no era el mío.

Siempre he sido muy cuidadosa y meticulosa con el entrenamiento. Mis problemas de alergia no pasaban, abandonando en las primeras carreras del año y pasando 3 semanas con antibióticos. No hubo cambios al final del tratamiento así que decidieron aplicarme corticoides. Tal y como indican las normas antidoping me pasé 10 días sin competir. 10 días durante los que entrené aún más duro para intentar perder el menor tiempo posible. Apareció la fatiga y también problemas de ciática y me quedaba sin fuerza en la pierna izquierda. No podía pasar de 200 vatios. Cada entrenamiento era un calvario. No podía seguir las pautas, ni las zonas de intensidad. Montaba en bicicleta pero como una cicloturista. Mi primera infiltración lumbar no sirvió de nada. De nuevo 10 días sin competir. 3 días de descanso total. Una semana después no había mejorado nada. Otra infiltración, y de nuevo sin cambios.

Cada día, cuando me levantaba, me decía que faltaba un día menos para el día más importante de mi carrera. Ser campeona del mundo en 3 disciplinas en un año puede haber sido lo peor que me ha pasado. Aún lesionada trabajaba duro y no me rendía. Abandonaba carrera tras carrera, pensando que esa dinámica pararía algún día.

Pauline Ferrand-Prevot atendiendo a los medios días antes de la carrera de Rio de Janeiro

Pauline Ferrand-Prevot atendiendo a los medios días antes de la carrera de Rio de Janeiro

 

Pasé por muchas fases. Me di cuenta que mucha gente criticaba de forma gratuita. Que juzgaban mi situación sin saber nada de mi vida.

A principio de Julio encontré un tratamiento que me hizo mejorar mis problemas de ciática en el Hospital de Besançon. Por fin veía la luz al final del túnel. Ahora podía entrenar como yo quería. Pero mis entrenamientos van con mucho retraso. Mi selección para las dos modalidades es muy criticada aunque yo era la única que había cumplido todos los criterios. Empieza una carrera contra el tiempo. Me convierto en campeona de Francia de BTT. Es un rayo de esperanza. Cada semana veo que mejoro un poco más. Creo que queda poco tiempo, pero que puedo conseguirlo. Pero mi cuerpo está dañado. Peso demasiado así que intento perder peso.

Estos Juegos Olímpicos son el resultado de un año de problemas.

“Abandonar es perder” es mi última frase, con esa frase acaba el sábado 20 de agosto de 2016 (el día de la carrera olímpica). Quería terminar que habías soñado, pero mi cuerpo no podía. Era realmente imposible. Abandoné los Juegos, pero el daño era mucho más profundo que eso.

Estoy extremadamente decepcionada, no tengo palabras para expresarlo. Me fui de la carrera llorando, y no fui a la zona mixta a explicar mi abandono a los periodistas, eso era lo último que quería hacer en ese momento.

Todo el mundo puede dar su opinión y juzgar. Pero quería explicar mi situación.

Mi temporada ha acabado con ese abandono. No sé cuando volveré a montar en bicicleta. Ir en bicicleta es lo que más deseaba hacer, pero se convirtió en mi peor pesadilla.

Comentar noticia

comentarios powered by Disqus