Portada Noticias Productos Tests Vídeos Contacto Buscar
ESMTB.com - mountain bike
Scott Supersonic

Sportful
  • Tests
  • |
  • 4 de Agosto de 2020

Test de 1.000 km con la Cannondale Scalpel 2021

La Cannondale Scalpel tras más de 1.000 km que hemos podido hacer entre dos de sus modelos. Uno de gama alta y otro de gama media. Estas son las conclusiones, pesos, precios y todos los detalles tras horas y horas de uso

Casi 4.000 € de diferencia entre ambas. Hemos hecho 1.000 km con dos Scalpel de equipamiento y precio muy diferente

Es uno de los grandes lanzamientos de este año. La nueva Cannondale Scalpel ha llegado con un profunda revisión que os detallamos hace unas semanas en nuestro test. Esta vez hemos tenido la suerte de poder contar con ella durante mucho más tiempo de lo habitual y hemos aprovechado para realizar un test de larga duración hasta los 1.000 km de uso intensivo en MTB. Empezamos el test con la Cannondale Scalpel Hi-Mod 1, un modelo de gama alta con cuadro de carbono Hi-MOD y Lefty Ocho Carbon, y lo hemos seguido con la Cannondale Scalpel Carbon 3, el modelo que seguramente tiene la mejor relación precio-prestaciones, en este caso con el carbono BallisTec y horquilla Lefty Ocho. Un test que también nos ha servido para comprobar si los casi 4.000€ de diferencia entre ambas valen la pena y en qué se reflejan en marcha.

Continúa tras los patrocinadores



Test 1.000 km con la Cannondale Scalpel 2021

 

Nuestro test de 1.000 km se dividió entre dos modelos de Scalpel de gamas muy diferentes.

La primera mitad de nuestro test de larga duración fue con la Cannondale Scalpel Hi-Mod 1, la segunda del catálogo tras la llegada de la exclusiva Hi-Mod Ultimate. Y posteriormente pasamos a las Cannondale Scalpel Carbon 3. Los pilares de las dos bicis son los mismos. Comparten geometría, sistema de suspensión, horquilla Lefty Ocho, transmisión de 1×12 y todos los detalles del cuadro.

Empezaremos por repasar las sensaciones en marcha, en general, con la Cannondale Scalpel. Primero viajamos un poco al pasado para recordar a la anterior Cannondale Scalpel. Sinceramente, era una buena bicicleta, pero sin más. Sin un toque de tecnología o diseño que siguiese la filosofía de Cannondale. Por decirlo de forma simple, la anterior Scalpel tenía un cuadro que podía diseñar y fabricar cualquier marca de bicis. Además a mitad de su ciclo de vida le llegó una actualización que se convirtió, en parte, en un problema. La llegada de la Lefty Ocho y sus mejoras evidenciaron en parte el desequilibrio con el cuadro. Hace meses que hicimos un análisis detallado de la propia horquilla y con la Lefty Ocho se ha logrado conseguido combinar estabilidad de la suspensión en su tramo intermedio y suavidad de acción como nunca antes. Sumándole la enorme rigidez que tiene, teníamos un cóctel que transmitía un feeling racing y capacidad de absorción que no igualaba la parte trasera.

Cannondale Scalpel Carbon 3

Cannondale Scalpel Carbon 3

Cannondale Scalpel Carbon 3

La parte frontal de la Cannondale Scalpel Carbon 3

Cannondale Scalpel Carbon 3

Cannondale Scalpel Carbon 3

El nuevo cuadro de la Cannondale Scalpel ahora sigue el ritmo y estilo de la Lefty Ocho

Por ello la sensación al probar la nueva Cannondale Scalpel es que han diseñado un cuadro capaz de seguir el estilo marcado por la Lefty Ocho. El cuadro de la nueva Scalpel transmite rigidez a todos los niveles y un comportamiento de suspensión trasera estable y firme que, ahora sí, encaja perfectamente con el feeling de la horquilla. Si os gustan los coches el símil sería pasar de un coche con suspensión de calle a uno con suspensión deportiva.

El cuadro tiene una rigidez sobrada en todos los apartados. Tanto lateral como frontal. Tanto en la dirección y la caja de pedalier como en el basculante a nivel lateral. No hay ni un pero en ese apartado. Exactamente lo que pide una horquilla como la Lefty Ocho, en la que una de las novedades de su última versión fue la reducción de rigidez para hacerla más dulce en las situaciones más extremas. Sí, lo oís bien, creo que es la primera vez que la reducción de rigidez se presenta como un avance y es totalmente cierto. Aún con ello, la Lefty Ocho es más rígida, tanto frontal como lateralmente, que sus horquillas rivales en XC como la Fox 32 SC o la RockShox SID.

Cannondale Scalpel Carbon 3

Cannondale Scalpel Carbon 3

Cannondale Scalpel Carbon 3

Vista del basculante

Cannondale Scalpel Carbon 3

La parte trasera

El punto de giro a base de flexión del carbono en la parte final de las vainas es el punto más característico de la nueva Cannondale Scalpel

Con esa rigidez tan destacada, al bloquear la suspensiones tenemos un auténtico avión con feeling de rígida a cada golpe de pedal. Eso sí, la Lefty Ocho deja ese pequeño margen para ceder un poco al recibir un impacto muy fuerte cuando está bloqueada. No es molesto al pedalear de pie sobre los pedales, pero no es la sensación de cero hundimiento que tienen las horquillas Fox al bloquearse, por poner un ejemplo con la referencia en ese apartado. Ese pequeño margen de hundimiento está estudiado para no dañar el cartucho interno por una excesiva presión al recibir un golpe fuerte estando bloqueada.

Llega el momento de desbloquear, aquí no hay término medio. Bloqueado o desbloqueado. Nada de posición intermedia. Como sabéis si habéis visto otros análisis de bicicletas doble de XC en ESMTB, los sistemas monopivote suelen verse muy beneficiados por la posición intermedia de amortiguadores como el Fox Float DPS. La nueva Cannondale Scalpel parece tener un sistema monopivote pero en realidad no lo es. O no completamente. Cannondale ha usado la flexión del carbono, con la que tiene tanta experiencia, para crear un punto de giro sin rodamientos ni articulaciones en la parte final de las vainas. Sí, el punto de giro que caracteriza a los sistemas Horst Link y que es la clave que da más sensibilidad e independencia entre pedaleo y suspensión a esos sistemas respecto a los monopivote. Pero siendo un punto de giro por flexión de carbono tampoco tiene la suavidad de uno con rodamientos. Así que, desde un punto de vista XC, logran un buen compromiso entre mejorar la independencia entre pedaleo y suspensión y mejorar la sensibilidad respecto a un sistema monopivote.

Cannondale Scalpel Carbon 3

La clave de la Lefty Ocho

Cannondale Scalpel Carbon 3

Vista de como el basculante entra en el tubo de sillín

Cannondale Scalpel Carbon 3

Detalle de la Cannondale Scalpel Carbon 3

Usamos un SAG más alto del recomendado visto el buen funcionamiento de la suspensión y su feeling estable

El resultado más visible de ello es que no echamos en falta, prácticamente nunca, esa posición intermedia en la suspensión. A todo ello, en la puesta a punto de la Cannondale Scalpel la marca recomienda un SAG bastante reducido, pero en nuestro caso y viendo el buen funcionamiento del sistema acabamos empleando un SAG más tradicional de entre el 15 y 20%.

En tramos bacheados donde hay que pedalear el sistema de suspensión tiene un poco más de sensibilidad que un sistema monopivote pero lo que es más fácil de percibir es la buena estabilidad del tramo intermedio del recorrido, que permite sacar mucho partido al segundo tercio de los 100 mm que tiene.

Cannondale Scalpel Carbon 3

Detalles de la entrada de cables

Cannondale Scalpel Carbon 3

Detalle del sensor de la rueda

Cannondale Scalpel Carbon 3

Detalle de las bielas

Al ser un punto de giro por flexión del carbono tiene un comportamiento diferente a si fuese un punto de giro por rodamientos y articulación

El movimiento de la parte flexible del carbono le da un punto de mejora en casi todos los apartados respecto a un monopivote tradicional. No es algo exagerado, pero está ahí en casi todas las situaciones. Un poco más de sensibilidad, una mejor independencia entre el pedaleo y la suspensión e incluso entre la frenada y la suspensión, aunque este último punto también sea más complicado de comprobar en marcha. Eso sí, el movimiento generado por la flexión del carbono es el que es, no se puede ajustar ningún aspecto del mismo. Es decir, se activa a partir de cierta carga y tiene una velocidad de rebote o retorno a la posición original siempre igual e imposible de ajustar. Como tampoco tiene el nivel de movimiento de una articulación con rodamientos es algo que no afecta mucho al rendimiento final.

Como véis, el cambiar ese punto de giro Horst Link de rodamientos por uno de flexión de camino aporta las ventajas de ese sistema a nivel de rendimiento pero sin llegar al 100% de un Horst Link en cuanto a suavidad de acción e independencia entre fuerzas. Pero sí mejora a un monopivote en casi todo y no aporta ningún plus de peso adicional. Una solución a medio camino que nos ha parecido muy acertada en todos los aspectos. En cuanto a la resistencia a largo plazo viendo los finas que son las vainas en ese punto. Pues ahí sí que hay que confiar en los tests de laboratorio y sus máquinas de tortura, porque un test de 1.000 km no es referencia a la hora de buscar posibles problemas de fiabilidad en el cuadro. Eso sí, Cannondale tiene muchísima experiencia en la flexión del carbono. Y además, han cubierto y protegido tan bien la zona más delgada de las vainas con un protector de goma que, si hay alguna fisura, será imposible verla a no ser que sea de proporciones gigantescas y afecte al funcionamiento. La goma de protección no es desmontable a mano.

Cannondale Scalpel Carbon 3

La Lefty Ocho

Cannondale Scalpel Carbon 3

Los neumáticos de la Cannondale Scalpel Carbon 3 no tenían carcasa con protección, un error

Cannondale Scalpel Carbon 3

El sillín Prologo es muy cómodo

Geometría más larga y relajada… sin sorpresas en esta novedad… pero con el enorme offset de la Lefty Ocho introduciendo una variable poco habitual en XC

Bajando entre en juego, y mucho, la nueva geometría. De hecho incluso subiendo. En los descensos la receta habitual de relajar el ángulo de dirección, alargar el reach y ampliar la distancia entre ejes se traslada inmediatamente en una mayor estabilidad a alta velocidad, un mejor reparto del peso del biker sobre la bicicleta y un plus de confianza en zonas de mucha pendiente.

La penalización de esa receta para la geometría suele llegar en los tramos lentos y revirados y, en el caso de las bicis de XC, en esa pérdida de sensación de agilidad en la dirección a la hora de subir. Pero Cannondale ha jugado aquí con la ventaja de hacer sus propias horquillas. La Lefty Ocho tiene un offset enorme, de 55 mm, más que cualquier otra horquilla de XC. El offset es el avance del eje de la rueda respecto al centro de las barras de la horquilla. Con ello se altera la medida Trail, tal y como explicamos en el test de presentación de la Cannondale Scalpel. El resultado en marcha es una mejora en todos esos aspectos negativos de hacer una bicicleta con ángulo de dirección más relajada. La medida trail reducida da un plus de agilidad a la dirección, algo que se percibe en tramos de mucha curva a baja velocidad y también a la hora de subir, que por desgracia para nosotros siempre suele ser a baja velocidad, o como mínimo a una velocidad más baja de lo que nos gustaría. En definitiva, una buena combinación de estabilidad y sensación de agilidad en la parte delantera de la bicicleta.
Además, el standover es reducido, así que los movimientos sobre la bici son más cómodos.

Cannondale Scalpel Carbon 3

Protectores

Cannondale Scalpel Carbon 3

Protectores por todos lados

Pocos cuadros vienen tan bien protegidos como el Cannondale Scalpel, y de forma totalmente discreta

Pasamos a analizar detalles del cuadro que nos han gustado. Nos ha gustado mucho una cosa que es muy simple y nada tecnológica, pero que es extremadamente útil para los usuarios. El cuadro viene con protectores transparentes muy discretos por todos los puntos donde es habitual darle golpes o rayarlo. No solo bajo el tubo diagonal. En el lateral de los tirantes, en la parte alta del final del tubo diagonal, donde podría dar el segundo bidón, en la dirección donde podrían darle los cables… algo simple, efectivo y que se agradece a la hora de proteger algo que vale tanto dinero.

Cannondale Scalpel Carbon 3

La bieleta del sistema

El sistema Stash es un gran añadido, pero algo tedioso de montar y desmontar.

El sistema Stash de herramientas integradas. Nos gusta mucho el concepto de integrar herramientas en el cuadro. El sistema que han diseñado es cómodo, ligero, minimalista y muy bien integrado. De entrada un 10. Pero en el día a día nos hubiese gustado que la forma de montarlo y desmontarlo hubiese sido más fácil. Ahora hay que desmontar el portabidón, y el soporte Stash va fijado al bloque de cables del interior del cuadro con una brida. Un proceso un poco tedioso que hace que se nos quiten las ganas de montarlo y desmontarlo según nos haga falta o no. Probablemente sea algo que no moleste a la mayoría, es decir, que lo monten y lo dejen así para siempre, pero a nosotros, que vamos a carreras y nos gusta llevarlo o no según nos haga falta o no, haber tenido algún sistema de fijación y desmontaje rápido habría sido perfecto. Ojo, que no es ninguna crítica destructiva, es un añadido que nos encanta, pero que siendo de 10 lo dejamos en un 9, aunque sea por esa rareza.

Cannondale Scalpel Carbon 3

Buen paso de rueda

Cannondale Scalpel Carbon 3

El sillín Prologo es muy cómodo

El paso de rueda es espectacular. Un 10 en ese aparatado. Listo para neumáticos ancho como pocas

El paso de rueda del cuadro es brutal y es un punto fuerte destacadísimo. Sabemos que las ruedas cada anchas, de 2,3 a 2,4, van a ser protagonistas en las bicis de XC en poco tiempo. La Cannondale Scalpel va sobrada en ese apartado y el paso de rueda es de los mejores en bicis dobles de XC. Lo agradeceremos al usar neumáticos anchos y encontrarnos barro, una situación que va a dejar en evidencia a muchos otros cuadros de la modalidad.

Y hablando de barro, la Cannondale Scalpel estrena una nueva construcción en la unión del basculante con el triángulo principal en su punto de giro sobre la caja de pedalier. Lo han reinventado y en lugar de ser el basculante el que abraza el tubo de sillín es el tubo de sillín el que crea un compartimento donde entra el basculante. Esto crea un hueco donde es fácil que entre la suciedad. El protector que han usado ha demostrado ser muy fiable en nuestros días de barro, pero será bueno mantener bien cuidada esa zona porque en días de barro extremo es posible que sí llegue a meterse suciedad en él.

Cannondale Scalpel Carbon 3

Buen paso de rueda

Incorpora un sensor en la rueda delantera que registra los movimientos de la bicicleta y al que podemos conectarnos con una app

Tenemos más detalles, como el sensor que incorporan en la rueda delantera y que está creado en colaboración con Garmin. Registra automáticamente los movimientos de la bicicleta y, a través de su propia aplicación, podemos controlar los kilómetros que llevamos y programar, por ejemplo, avisos para cuando toque hacer determinadas tareas de mantenimiento. Además es una puerta abierta a más funciones que se podrían ir incorporando con el tiempo a través de actualizaciones de software. Si no quieres usarlo, se puede desmontar sin problema.

Otro punto a comentar es el nuevo sistema de cierre rápido para desmontar la pinza de freno delantera de la Lefty Ocho. Antes requería del uso de una llave allen, pero ahora se puede hacer todo el proceso manualmente y en cuestión de segundos. Un gran avance que reduce a la mínima expresión la pérdida de tiempo a la hora de quitar a rueda delantera respecto a una horquilla tradicional.

Al cierre trasero con eje pasante Speed Release hay que pillarle el truco, pero una vez lo tienes es mucho más rápido sacar y poner la rueda trasera gracias a que no hace falta quitar el eje de la rueda por completo

Cannondale Scalpel Carbon 3

Nuevo sistema para extraer la pinza de freno de forma manual

Cannondale Scalpel Carbon 3

Para ajustar el SAG de la Lefty Ocho

3.800€ de diferencia entre ambos modelos y casi 2 kg de diferencia en la báscula

También vamos a aprovechar para comparar entre los dos modelos que hemos probado. La Cannondale Scalpel Hi-Mod 1 cuesta 7.999€ y tiene un peso verificado por nosotros de 9,9 kg. La Cannondale Scalpel Carbon 3 cuesta 4.199€ y tiene un peso verificado por nosotros de 11,8 kg. Son casi 2 kg de diferencia, una diferencia muy notable en marcha, especialmente en aceleraciones y subidas. Pero también son 3.800 € menos. Una representa la gama alta y otra la gama media y, por ello, las juzgamos de forma muy diferente con unas expectativas muy diferentes. Por ejemplo, en la Hi-Mod 1 ya os comentamos que es molesto encontrar un cassette XT en una bicicleta de ese precio, aunque todo el resto del montaje fuese acorde al nivel de gama que representa.

En el caso de la Carbon 3 todo está en su sitio salvo los neumáticos, los mismos Schwalbe Racing Ray y Racing Ralph que nos gustaron en la Hi-Mod 1, pero sin carcarsa reforzada. Que sea más económica no significa que vaya a recibir un uso diferente, así sin refuerzo no tardamos en cortalos en nuestras primeras salidas. Por rizar el rizo lo único que hubiésemos mejorado es escoger unos neumáticos con protección, que supone un sobrecoste mínimo, y unas llantas más anchas, de como mínimo 25 mm de ancho interno y no los 23 mm que tienen las NoTubes Crest S1. Dos cambios simples que dan más vida a la bicicleta en terreno exigente sin aportar ningún punto negativo.

Cannondale Scalpel Carbon 3

Cannondale Scalpel Carbon 3

El cuadro tiene 270 gramos de diferencia de peso, más otros 200 de la horquilla

A partir de ahí hay que tener en cuenta que el cuadro es 270 gramos más pesado que la versión Hi-Mod y que la Lefty es más otros 200 gramos más pesada. En nuestro mundo ideal nos hubiese gustado que el modelo de gama media compartiese cuadro y horquilla con los modelos de gama alta, incluso a costa de un montaje de componentes más sencillo. Probablemente el peso final sería el mismo y tendríamos una base mejor que con el tiempo podríamos ir mejorando componentes poco a poco. Pero el contar con dos versiones de carbono es algo ya habitual en la mayoría de marcas y una forma de dar más protagonismo a los modelos de gama alta.

Cannondale Scalpel Carbon 3

El sillín Prologo es muy cómodo

Cannondale Scalpel Carbon 3

Mando de bloqueo de 2 posiciones

La gran diferencia en marcha entre ellas es el peso más que el rendimiento de los componentes

En marcha, entre ambas bicicletas, la principal y prácticamente única diferencia es el peso. Shimano, que equipa ambas bicis con su transmisión, cambios y frenos, es la marca en la que menos diferencia de rendimiento hay entre los grupos. El XT con pulsador SLX que monta cambia igual de fino que el XTR, en parte porque todos los cassettes de Shimano usan el dentado Hyperglide+, que combinado con sus cadenas da los cambios más precisos en situaciones de máxima tensión que podemos encontrar entre los grupos mecánicos. Los frenos son una pasada, e incluso en potencia nos han parecido mejor que los XTR. Horquilla y amortiguador tienen un funcionamiento igual y en ellos solo penaliza el peso. Ambas montan puños de silicona ESI Grip y el cómodo sillín Prologo Dimension NDR, aunque en diferentes materiales.

Cannondale Scalpel Carbon 3

Amortiguador de Fox

La Carbon 3 es una decisión de compra más sensata, pero si pudiésemos iríamos de cabeza a por la Hi-Mod 1

Realmente la Carbon 3 es una decisión de compra mucho más sensata. Con mucho mejor relación calidad-prestaciones que la Hi-Mod 1. Lo que no quita que, si nos lo pudiésemos permitir, iríamos de cabeza a por la Hi-Mod 1. El peso en marcha es un factor vital en el XC y bike-maraton, así que de entrar en nuestro presupuesto no habría dudas en la elección.

Justo al elección de compra de estas nuevas Cannondale Scalpel ahora mismo parece una decisión muy acertada. Normalmente se dice que el primer año de un producto no es el mejor para comprarlo, por los posibles problemas que pueda dar. Pero con la Lefty Ocho más que rodada y el tema de la flexión del carbono totalmente controlado por Cannondale desde hace años, parece una apuesta segura. Además, nos hacemos con una bicicleta que tiene por delante un amplio periodo de vida, que probablemente llegue a los 3-4 años sin variaciones, con todo lo que ello supone a la hora de rentabilizar la inversión antes de que quede obsoleta.

La bicicleta en sí, ya habéis visto. El concepto Cannondale de integración de componentes ahora llega a la unificación de sensaciones. Cuadro y horquilla comparte un comportamiento firme, sólido y rígido en todos los terrenos. Un feeling racing por encima de todo. Los acabados son de primera, el peso es competitivo en las diferentes franjas de precio y si eres de Cannondale no hace falta que digamos nada de su estética, de esas que te enganchan o odias. Ahora sí, Cannondale ha logrado una bicicleta digna de llevar el apellido Scalpel y lista para mantenerse en primera línea unos cuantos años.

Te puede interesar