Portada Noticias Productos Tests Vídeos Rutas Ofertas Contacto Buscar
ESMTB.com - mountain bike

TrinxatBTT

Dopaje y mountain bike de élite, ¿qué ha sido de los dopados más famosos?

Campeones del mundo y medallas mundialistas manchadas por el dopaje. Desde 2006 no sucede, pero en el pasado muchos bikers punteros se vieron salpicados por el doping en mountain bike. Chiotti, Doupouey, Rasmussen, Hesjedal, Green, Paulissen,....

Isard Atac

Catalunya Bike Race

El mountain bike ha contado con algunos positivos sonoros y escandalosos que han afectado a auténticas estrellas del deporte

El dopaje es siempre un tema espinoso en el ciclismo. El mountain bike parece haberse mantenido relativamente al margen de los grandes escándalos del ciclismo de carretera, pero quizás el problema es igual, pero menos aireado. El MTB de competición tiene una proporción más pequeña que el ciclismo de carretera, y todos los temas son igualmente pequeños en relación a su modalidad hermana de las ruedas finas.

No obstante, eso no ha librado al mountain bike de contar con algunos positivos sonoros y escandalosos que han afectado a auténticas estrellas del deporte. Hemos repasado los medallistas de las pruebas élite masculina de todos los mundiales. ¿Qué ha sido de ellos? ¿Qué ha pasado tras sus sanciones? ¿El trato recibido es diferente al de la carretera?

Continúa tras los patrocinadores

NamedSport
Zapatillas MTB Scott
Northwave
Sealight Camí de la Llum
MSC Tires
KTM Macina
Etxeondo
Ruedas Progress MTB - CB3 NITR
Sportful
Horquilla Fox 34 StepCast
226ers

En el MTB se respira un ambiente más amigable y distendido, pero esa buena fachada no significa que no haya corredores tramposos

En el mountain bike se respira un ambiente muy diferente a la carretera. Incluso a nivel profesional. Es una atmósfera más relajada y saludable. Como mínimo de puertas hacia fuera. No es algo que percibamos nosotros como prensa del sector, es algo que también los propios corredores transmiten. Incluso aquellos que han podido competir a nivel profesional tanto en mountain bike como en carretera. Pero tras esa imagen de deporte moderno y sano siempre ha habido tramposos. Pon dinero y fama sobre la mesa y siempre habrá alguien dispuesto a saltarse las reglas para lograr alguno de esos ansiados objetivos.

Los años 90, los más movidos

De forma paralela con la carretera, los años 90 fueron los que dieron mayores escándalos en el mountain bike. Era la época de oro de la EPO, que circulaba sin control en el pelotón profesional de carretera y que llegaba al cross country por sus múltiples conexiones entre ambas modalidades.

Jerome Chiotti, el campeón del mundo que confesó

Ganó el Mundial de 1996 y posteriormente confesó que lo hizo dopándose

En 1996 un francés, Jerome Chiotti, gana el Campeonato del Mundo celebrado en Cairns. Lo hace ante el por entonces eterno segundón, Thomas Frischknecht (había sido 3 veces seguidas plata en 1990, 1991 y 1992, y sumaba otra plata en ese 1996). No sabía que esa plata se acabaría transformando en su único oro. En el año 2000 el francés confesaba que se había dopado con EPO durante su carrera deportiva. La UCI tomaba cartas en el asunto y le retiraba su mundial, que pasaba a manos del suizo. Su primer y único título en cross country. “Tras un tratamiento de EPO tenía la sensación de tener reactores en mis piernas” explicaba el propio francés en la época de su confesión. También asumía el papel de víctima del sistema. “No tenía sentimiento de culpabilidad porque sabía que no tenía otra opción. Pero estaba triste.

Se retiró del mountain bike en 2003. Ese año ganó la Transmaurienne. Hace unos años volvía a competir. Pero esta vez en running. Ganó la marathon de Millau con un crono de 2:46:42 en 2013, y en 2015 logró su mejor crono en esa distancia, con 2:28:09, siendo 25º en la marathon de Paris.

Jerome Chiotti

Christophe Dupouey, el final más trágico

Campeón del mundo, metido en una trama de dopaje en carretera y un final trágico

El campeón del mundo de 1998, el francés Christophe Dupouey, representa el caso más triste de todos. Fue una de las estrellas del XC de los 90. En 1996 ganaba la Copa del Mundo y en 1998 el Mundial. Se pasó a la carretera en el final de su carrera deportiva, en 2002. En 2005 se veía implicado en la operación “pote belga”, una red de distribución de sustancias dopantes que vendía un combinado que incluía cocaína, cafeína, fármacos contra el dolor, anfetaminas e incluso heroína. Una mezcla que facilitaban a deportistas. A consecuencia de ello fue condenado a prisión en 2006. Fue el principio del fin. Una depresión le llevó al suicidio en 2009.

Christophe Dupouey

Filip Meirhaeghe, uno de los mayores escándalos

Cuando era campeón del mundo y favorito al oro olímpico saltó su positivo por EPO

El belga Filip Meirhaeghe era una de las sensaciones a finales de los 90. Popeye, como se le conocía por su portentoso y musculado físico, tenía un estilo agresivo y un look lejos de “enclenques” perfiles de los ciclistas de carretera. Un aire de biker auténtico.

Había logrado varias medallas en mundiales, pero nunca el oro. Hasta 2003, cuando se impuso en Lugano y se vistió con el maillot arco iris. Al año siguiente, en 2004, eran los Juegos Olímpicos de Atenas. Y él el vigente campeón del mundo. Todas las miradas se centraban en él. En Julio de 2004 admitió haber usado EPO, justo antes de conocerse su positivo por esa sustancia en la Copa del Mundo de Mont Sainte-Anne. En su caso intentó dejar limpio su pasado, asegurando que la había tomado por el deseo de lograr el oro en Atenas. Fue sancionado con 2 años y, aunque dijo que no volvería a competir, tras la sanción volvía a ponerse un dorsal. Y por partida doble. En carretera con el equipo Landbouwkrediet-Colnago y en mountain bike con un conjunto creado por él. Sus resultados no volvieron a acercarse a los logrados antes de la sanción. Retirado en 2009, ha estado ejerciendo tareas de manager de las categorías más jóvenes en la federación belga de ciclismo.

Filip Meirhaeghe

Michael Rasmussen, de estrella de la carretera a repudiado

Campeón del mundo de MTB, se pasó a la carretera donde cuando estaba cerca de ganar el Tour explotó toda su historia como corredor dopado

Ganó el mundial de 1999 en Are. Y su salto al ciclismo de carretera fue a lo grande. Vistió el maillot de líder del Tour de Francia y estuvo peleando por la victoria en la carrera ciclista más importante del mundo. Cuando estaba cerca de ganar el Tour de Francia, vistiendo el maillot amarillo, el equipo lo despidió, en plena carrera, al conocerse las anomalías en sus formularios de localización del programa antidopaje. Fue el inicio del fin de su carrera deportiva. Acabó confesando que tomaba EPO, hormona de crecimiento, insulina, testosterona, cortisona y realizaba dopaje sanguíneo durante gran parte de su carrera deportiva.

De hecho, compañeros de su época de biker ya le acusaron de doparse en 2002. Ahora, y desde su perfil de Twitter, se ha convertido en un personaje muy crítico con el dopaje y no duda en mostrar sus opiniones sobre el rendimiento de los ciclistas actuales y explicar todo lo que hizo en el pasado.

Michael Rasmussen

Roland Green, un caso peculiar

El canadiense es un caso muy peculiar. Todo su entorno acabó relacionado con el dopaje. Él dio positivo por una sustancia menor y desapareció del MTB

Campeón del mundo en 2001 y 2002. El canadiense Roland Green tuvo unos años de gloria en los que fue capaz de llevarse esos dos mundiales y una general de la Copa del Mundo. Fue el único biker de América capaz de romper el dominio de los europeos en XC en el Mundial desde John Tomac en 1991. De hecho, ningún otro americano ha ganado un mundial élite masculino desde sus títulos.

Rasmussen escribió un libro donde explicaba muchos detalles de su relación con el doping. En él dijo cómo enseñó a usar la EPO a Ryder Hesjedal y Chris Sheppard (este último acabó dando positivo por EPO), dos canadienses que coincidieron con él en campus de entrenamiento en 2003. Eran los rivales habituales de Roland Green, lo que para muchos llevó a asociar que no era posible ganar carreras en esa época sin doparse. De hecho, Roland Green acabó dando positivo. Pero por corticosteroides asociados a un inhalador para el asma. Una sustancia que se podía tomar con un TUE, pero que el canadiense aseguró no haber solicitado a la UCI. Tal y como llegó a la cima desapareció. Un año repleto de problemas físicos lo alejó de las victorias. En su retirada fue muy crítico con el dopaje y cómo lo trataba la prensa del ciclismo. Fuera de los circuitos, vio como prácticamente todo el dinero que había ganado en el mountain bike se esfumaba en unas inversiones inmobiliarias que acabaron mal con la crisis económica de 2008. A partir de ahí inició una nueva vida con su familia, mudándose a una región diferente y arrancando su propio negocio relacionado con el metal.

Roland Green

Ryder Hesjedal, admitiendo su dopaje… a medias

Debido a las confesiones de Rasmussen, Hesjedal se vio obligado a admitir su dopaje. Como mínimo en parte de su carrera

Otro canadiense, Ryder Hesjedal, se vio salpicado por las acusaciones de Rasmussen cuando este decidió tirar de la manta. El canadiense, que había pasado al ciclismo de carretera con éxito, ganando un Giro de Italia, se vió acorralado y admitió haberse dopado en el inicio de su carrera deportiva. Pero no cuando competía en carretera.

Fue plata en el mundial de 2006. Un mundial, el de Lugano, que será tristemente recordado porque sus 3 medallistas en la prueba élite masculina acabaron relacionados con el dopaje.

Ryder Hesjedal

Roel Paulissen, un positivo que le pasó al bike-maraton

En el mundial de 2006 todos sus medallistas acabaron dando positivo. Paulissen fue uno de ellos

En ese mundial de 2006 Meirhaeghe fue oro, Hesjedal plata y el belga Paulissen bronce. Roel Paulissen era un corredor muy constante y sólido. Tanto subía al podio de un mundial como ganaba una Copa del Mundo de XC o se llevaba una medalla en un mundial de bike-maraton. Llegó a competir en 4 Juegos Olímpicos (1996, 2000, 2004 y 2008).

En 2010 dio positivo por clomiphene, una sustancia para la infertilidad que muchos asocian a un enmascarante de otras sustancias dopantes. Su positivo supuso el fin del equipo Cannondale Factory Racing tal y como se conocía hasta ese momento. Paulissen fue sancionado con 2 años. En 2013 volvía a competir y desde entonces no ha parado de tomar parte en pruebas, especialmente de bike-maraton, donde ha logrado ser campeón de Bélgica de nuevo. Sin ir más lejos, el pasado fin de semana se metió en el top-10 de la HERO Dolomites a pesar de sufrir un pinchazo. Ha creado su propio equipo de competición, también respaldado por Cannondale.

Roel Paulissen

Desde ese año 2006, todos los medallistas de los mundiales élite masculinos han estado “limpios” y ninguno ha sido cazado en ningún control antidopaje. Aunque no todos han estado al margen de polémicas relacionadas con el dopaje o el uso de TUEs. ¿El mountain bike de élite está más limpio que nunca?

Te puede interesar