Portada Noticias Productos Tests Vídeos Contacto Buscar
ESMTB.com - mountain bike
Alltrick Alltrick
Scott Lumen

Northwave
  • Tests
  • |
  • 7 de Noviembre de 2022

Bosch Performance Line CX Race, probamos el motor de e-bikes para carreras

El motor Bosch Performance Line CX Race llega en edición limitada y solo para algunas marcas. Es lo máximo para competir y tiene un modo Race exclusivo que juega en otra liga en cuanto a aceleración

Tiene un 400% de asistencia

Si eres un hater de las e-bikes esto no te va a gustar nada. Pero si sabes lo divertidas que son y quieres ir aún más rápido o adentrarte en el mundo de las competiciones de e-bikes, estás en el lugar adecuado. Bosch ha presentado un nuevo motor orientado por completo a la competición. De hecho no es un motor nuevo, sino una versión mejorada del actual Bosch Performance Line CX, que ya estaba considerado como la mejor opción de motor para competición. El nuevo Bosch Performance Line CX Race da un paso más siendo más ligero pero, sobre todo, incorporando un nuevo modo de funcionamiento, el modo Race, con el que tendremos una asistencia del 400% desde el primer momento y de forma sostenida. Actualmente el modo Turbo, que es el más potente en el motor Performance Line CX, da una asistencia máxima del 340%. Con el modo Race el motor también es capaz de asistir a altas cadencias, por encima de las 120 ppm, algo que no puede hacer el motor convencional.

Continúa tras los patrocinadores



Test motor Bosch Performance Line CX Race

 

150 gramos más ligero que el «estándar»

Yendo por partes, el motor CX Race apenas se diferencia de la versión normal en cuanto a diseño. Usa el mismo sistema de fijación al cuadro, lo que permite a las marcas de bicis crear modelos enfocados a la competición usando sus cuadros actuales sin necesidad de ningún cambio. Las formas externas son idénticas y solo lo podemos identificar por el color gris de su carcasa de magnesio, una de las pocas diferencias en su construcción, y por las letras Race que acompañan al nombre del motor. Internamente son idénticos, solo cambia el material de algunos componentes en busca de una rebaja de peso que hace que sea 150 gramos más ligero. El motor Bosch Performance Line CX Race pesa 2,75 kg. Ya veis que, aunque es más ligero, el peso no es su mejor baza.

Bosch Performance Line CX Race

No lo tendrán todas las marcas, y solo en ediciones limitadas

Llegados a este punto muchos pensaréis.. “genial, voy a actualizar mi e-MTB con este motor”. La fijación para el cuadro es la misma y es compatible con las mismas baterías y mandos remotos. Pues no. Porque el CX Race no se venderá suelto y solo se podrá conseguir instalado en bicicletas de serie. Y aquí llega el otro pero de este motor. No todas las marcas tendrán acceso a este motor, con lo que solo una lista limitada de marcas de bicis lo tendrán disponibles. Bosch lo ha ofrecido principalmente a marcas que tienen en su catálogo bicicletas de e-MTB de carácter racing o que cuentan con equipos de competición. Y aún hay más, porque el motor Race CX se ofrece a esas marcas en cantidades pequeñas. Es evidente que se usarán en modelos tope de gama o en ediciones limitadas de las mejores e-MTB de cada marca.

Orbea Wild de Edgar Carballo

El modo Race adopta el color rojo en el display

A nivel técnico el motor CX Race realmente no es más potente y también tiene el mismo par máximo de 85 Nm que el motor convencional. Y, por supuesto, corta la asistencia a los 25 km/h. La diferencia está en la llegada del nuevo modo Race, que está por encima del Turbo. Eso no quiere decir que las bicis con motor CX Race tengan un modo más. Tienen el mismo número de modos de funcionamiento, lo que significa que tienen que escoger eliminar uno de los modos ya existentes, que normalmente sería el Eco. Cuentan con el modo Tour+, que vendría a ser un modo Eco, que adapta su nivel de asistencia a nuestro esfuerzo, pero llegando hasta el máximo de 400% de asistencia si es necesario. Los modos siguen asociados a colores que podemos ver en el display y en el mando remoto y en el caso del modo Race se usa el color rojo.

Solo hace falta una pedalada para vivir el cambio en aceleración que supone

Llegó la hora de probarlo y solo hace falta una pedalada para darte cuenta que el modo Race es otra liga en aceleración. La sensación es la de contar con un empuje mucho más fuerte que el modo Turbo, aunque en realidad solo sea ese 60% más. Tanto que la primera impresión que tuvimos es de que iba a ser muy difícil controlar la bicicleta con el modo Race en según que situaciones. Antes de probarlo no pensamos que el motor fuese a aportar un funcionamiento tan diferente al que percibimos en marcha. Cambiando entre el modo Turbo y el Race para probar diferentes aceleraciones la diferencia es abismal. Una nueva capacidad de acelerar que te pone una sonrisa en la cara rápidamente.

Bosch Performance Line CX Race

El empuje y asistencia del 400% es instantáneo y sin bajones hasta el corte de 25 km/h

Hay tres factores que hacen la conducción con el modo Race radicalmente diferente a la conducción con el modo Turbo. El primero es la mayor capacidad de asistencia de hasta 400% y la forma en que se entrega esa asistencia, desde el primer golpe de pedal. Con la que la aceleración es muy agresiva. Con todo lo bueno y malo que eso conlleva.

El segundo es que la aceleración y empuje se mantiene constante en todo momento e independientemente de la cadencia. Eso quiere decir que podemos aumentar la cadencia al máximo en zonas donde no podemos cambiar y el motor nos seguirá asistiendo con la misma intensidad. También quiere decir que el motor asiste al máximo hasta el punto de corte de la asistencia a los 25 km/h. En el resto de modos a medida que nos acercamos al límite de 25 km/h el motor va suavizando el empuje para que al llegar al límite de velocidad no sintamos tanto el efecto muro. En el modo Race ese efecto muro al llegar a los 25 km/h es aún más perceptible, porque pasamos de toda la asistencia a nada. Casi parece que toquemos el freno. Aun con todo salimos ganando, puesto que tenemos el máximo de asistencia incluso circulando a 24,9 km/h.

Bosch Performance Line CX Race

El extended Boost se ha ampliado a 4 metros, es las distancia que el motor te empujará aunque hayas dejado de pedalear

Y el tercer factor diferencial, y muy importante, es que en el modo Race han aumentado el “Extended Boost”. El Extended Boost es el tiempo que el motor asiste después de haber dejado de pedalear. Y está limitado por el tiempo o por la distancia, Por lo que suceda antes. Normalmente el extended Boost se corta por la distancia recorrida, que es de unos 2 metros en el caso del resto de modos. Pero en el modo Race se ha duplicado esa distancia hasta los 4 metros. Eso supone la puerta abierta a una nueva forma de conducir y de superar obstáculos y subidas técnicas. Os ponemos un ejemplo. Imaginad una subida repleta de escalones de piedra. Es normal que al llegar a algunos escalones tengamos que dejar de pedalear para no golpear las bielas con el terreno. En ese momento el motor dejaría de asistir y con el peso de una e-MTB es seguro que nos tocaría parar y poner pie a tierra. Pero con el Extended Boost del modo Race el motor sigue empujando más distancia, la suficiente para superar ese tipo de obstáculos con relativa facilidad gracias a ese plus de empuje que da el motor aunque dejemos de pedalear. Esto nos permite desarrollar una nueva técnica para subir terreno complicado. Basta con ir dando pequeños golpes de pedal, sin completar una pedalada completa, para que volvamos a tener el empuje del Extended Boost en cada uno de esos golpes de pedal.

Bosch Performance Line CX Race Limited Edition

Hay que desarrollar una técnica específica para sacar partido a todo lo que ofrece el modo Race

Ese punto resume muy bien lo que supone el modo Race. Para sacarle partido hay que acostumbrarse a él e incluso desarrollar una técnica propia a este tipo de asistencia tan agresiva. Por ejemplo, subiendo terreno técnico tiramos del freno trasero para recolocar la bicicleta más que nunca. Y hay que hilar muy fino para no perder tracción en según que terrenos. Y aunque lo probamos en terreno seco es de suponer que en terreno húmedo la gestión de tanta potencia debe ser mucho más complicada a la hora de evitar patinazos de la rueda trasera

Una ventaja adicional del modo Race es que nos permite subir por pistas duras y lisas con muy poco esfuerzo y con cadencias muy bajas. Algo ideal para recuperar fuerzas entre tramos en competiciones de e-MTB con el formato de las E-EWS. Pero que es algo que también pueden agradecer mucho los bikers en sus salidas habituales.

Bosch Performance Line CX Race Limited Edition

Las cadenas van a sufrir más que nunca

¿Qué pasa con el consumo de batería? Pues la realidad es que no es un modo que consuma mucho más que el modo Turbo, así que aquí no hay una gran diferencia entre ambos y es un aspecto menos relevante de lo que podría parecer en un principio.

Un aspecto que sí hay que considerar es que supone un desgaste aún mayor para la cadena y la transmisión en general. Tanto que probándolo nos sucedió esto:

Parece evidente que las ebikes necesitan tener una transmisión específica cuanto antes. Al fin y al cabo grupos como el Shimano XTR no han sido desarrollados pensando en las e-bikes y la nueva potencia del modo Race aún las pone más en aprietos.

Bosch Performance Line CX Race

Al inicio nos dio la impresión de ser demasiado para la mayoría, pero una vez acostumbrados, el modo Turbo parece poca cosa

Nuestra impresión cuando empezamos a probarlo y cuando acabamos el test cambió radicalmente. Si al inicio nos pareció un modo demasiado extremo para la mayoría de usuarios, a medida que nos fuímos acostumbrando a sus reacciones fuimos cambiando de punto de vista y ahora creemos que muchos de los que puedan probar sus virtudes querrán tenerlo. Incluso aunque no tengan nada que ver con el mundo de la competición. Tras rodar con el modo Race regresar al modo Turbo parece poca cosa, aunque parezca sorprendente.

En resumen, el motor CX Race es idéntico en medidas y funcionamiento interno al modelo estándar y solo cambia el material de algunos componentes para lograr hacerlo 150 gramos más ligero. El modo Race tiene una asistencia del 400% desde el primer golpe de pedal hasta el corte al llegar al límite de velocidad, sin ningún bajón en la asistencia en ningún momento. Se mantienen los 85 Nm de par pero mejora muchísimo la aceleración. Seguimos teniendo asistencia por encima de las 120 ppm y una gran mejora es que el extended boost es más largo, permitiéndonos desarrollar una nueva técnica para superar obstáculos en subida. La batería no se resiente especialmente de su uso. Eso sí, se necesita un tiempo de adaptación para sacarle partido, incluso diríamos que requiere de una técnica especial en muchos lugares si queremos dominarlo.

¿Cómo funciona en competición y qué ventajas trae? Pues nada mejor que nos lo explique Edgar Carballo, que es una de las estrellas de la E-EWS, y que nos cuenta su experiencia en este vídeo.

Ya lo veis, el mundo de las e-bikes sigue evolucionando, diversificando y especializando sus productos. Y es que hay que recordar que aunque parezca que las e-bikes han avanzado mucho aún estamos en plena evolución de las tecnologías para este tipo de bicicletas.

Más información

Te puede interesar