Portada Noticias Productos Tests Vídeos Contacto Buscar
ESMTB.com - mountain bike
Scott Supersonic

2020, 1a ceremonia oficial de reasignación de medallas por una descalificación por dopaje

Christina Kollmann-Forstner, plata en el mundial de bike-maraton de 2018, fue sancionada 4 años por dopaje. Perdió su medalla y la UCI, por primera vez, hizo un acto idéntico a una entrega regular de medallas para su reasignación.

Ceremonia realizada en Austria para la reasignación de medallas

Hasta ahora la reasignación de medallas solía ser poco más que recibir la correspondiente medalla por mensajería

¿Qué pasa cuando un corredor/a que ha logrado una medalla en un mundial da positivo en con control anti doping? Obviamente pasa a ser desposeído/a de la medalla y se reasignan las posiciones de podio. Pero mientras el/la dopado/a ha disfrutado de su ceremonia de podio y los momentos que ello conlleva, quien acababa siendo la persona justa ganadora de la medalla tras una descalificación se quedaba sin apenas reconocimiento. Como mucho recibía por correo su correspondiente medalla y poco más. Pocas cosas pueden frenar más el dopaje que un correcto impacto mediático de los casos positivos y las consecuencias que conllevan. En una decisión histórica la UCI realizó, por primera vez en su historia, una ceremonia de reasignación de medallas de un Campeonato del Mundo, en este caso del Mundial de bike-maraton femenino celebrado en 2018, en Auronzo di Cadore (Italia) que se llevó a cabo en el pasado Mundial de Leogang. Una iniciativa pionera y muy acogida por las deportistas implicadas.

Continúa tras los patrocinadores



Christina Kollmann-Forstner, sorpresa de aquel mundial (y realmente un fraude) también fue condenada a devolver los premios desde 2016

15 de septiembre de 2018. La corredora austriaca Christina Kollmann-Forstner logra una sorprendente medalla de plata en el Campeonato del Mundo de bike-maraton, superando a Maja Wloszczowska y a Gunn Rita Dahle en uno de los campeonatos del mundo de bike-maraton más duros de los últimos años. Solo Annika Langvad pudo superarla. Pero en Julio de 2019 se descubrió que formaba parte de la denominada operación Aderlass. Una trama de dopaje establecida en Austria y que implicó a otros deportistas muy conocidos. Os explicamos toda su historia aquí.

Sin haber dado positivo en ningún control, pero ante las evidencias de dopaje encontradas, la UCI la sancionó sin competir durante 4 años, hasta 2023. Se demostró que había practicado dopaje sanguíneo y que había tomado hormona del crecimiento, como mínimo, desde noviembre de 2016. Por ello también se tomó la decisión de eliminar todos sus resultados desde esa fecha y obligarla a devolver todos los premios en metálico obtenidos. No solo eso, se estimó que sus ganancias en premios y patrocinios ascendieron a 42.000€, por lo que la justicia ordinaria de Austria entró en juego acusándola de fraude y siendo condenada a varios meses de prisión, que no llegó a cumplir.

En Leogang se realizó un acto de entrega de medallas tradicional, con las 3 medallistas presentes

Sentenciada, la segunda plaza de ese mundial pasó a manos de Maja Wloszczowska y el bronce fue a parar a manos de Gunn Rita Dahle. Esta vez, en lugar de quedarse en un simple anuncio sobre la reasignación de plazas, la UCI organizó una ceremonia de entrega de medallas nueva aprovechando el pasado mundial. Hasta Leogang se desplazaron Annika Langvad, Maja Wloszczowska y la propia (y ya retirada entonces) Gunn Rita Dahle. En un acto lleno de simbolismo se procedió a entregar de nuevo las medallas a las que, ahora sí, son las tres mejores corredoras de ese Campeonato del Mundo. Un gesto pionero por parte de la UCI, que nunca había llevado a cabo una ceremonia idéntica para restaurar las medallas tras un caso de descalificación por dopaje.

Te puede interesar