Sportful
Skoda Gran Fondo Priorat
Liquidación cuadros Niner
Powerbar Muffin
Publicado el 13-8-2015
Es un dolor de cabeza para todos. Talonar los tubeless. Ahora tenemos una bomba de pie que también es "compresor". ¿Funciona?

Infalible, silenciosa, ligera y sólida. Es un complemento ideal para tu taller biker casero

Talonar los neumáticos tubeless en casa, o de viaje, suele ser siempre un dolor de cabeza. Lograrlo con una bomba de pie tradicional es una cuestión de suerte, fuerza bruta y experiencia en decenas de intentos fallidos. En el peor de los casos nos toca acudir a una gasolinera o a algún lugar con compresor para conseguir poner el neumático en su lugar.

Para evitar todo ese engorroso proceso llega al rescate la bomba de pie Bontrager TLR Flash Charger. En Bontrager han añadido un depósito adjunto a una bomba de pie tradicional, de forma que podemos almacenar aire a alta presión a través del sistema de inflado de la propia bomba. Una solución simple e ingeniosa para tener un “compresor” casero en cualquier lugar.

bontrager_flash_5

Gracias a una palanca podemos escoger si inflamos el depósito de aire o si liberamos su aire. El único pero de su funcionamiento es que el depósito forma parte del circuito, con lo que si lo dejamos abierto y queremos emplear la bomba para inflar de forma tradicional, tendremos que inflar previamente el depósito, puesto que si no lo hacemos al conectarlo a la rueda el aire de la misma rellenará el depósito hasta igualar las presiones de rueda y depósito, desinflando la propia rueda. Pero habituarse a este modo de funcionamiento es rápido, y en MTB, donde no hacen falta grandes presiones, es rápido inflar el depósito hasta la presión deseada.

A favor Infalible para talonar tubeless. Silenciosa, cómoda, sólida y fácil de transportar.
En contra Calidad del mango. Dificultad para leer la presión exacta por el amplio rango que abarca su marcador.

Construcción sólida y detalles de calidad, pero con opción a mejora

La bomba Bontrager TLR Flash Charger es sólida, con un pie de apoyo amplio y materiales de calidad, salvo en el mango de inflado, donde por la calidad de la misma hubiésemos agradecido un mango de aluminio o metal, más sólido y acorde a los acabados del resto de la bomba.

bontrager_flash_6

La boquilla para conectar a la rueda es inteligente y la podemos emplear para válvula fina o gorda sin tener que cambiar ninguna pieza.

bontrager_flash_7

El depósito cuenta con un botón para liberar presión del mismo de forma sencilla en caso de haberlo inflado en exceso.

bontrager_flash_2

En general su construcción es sólida y se puede llegar a poner a 11 bar de presión de forma segura.

Mención aparte merece su indicador de presión, que es algo problemático para el MTB. Dado que su espectro de acción es muy amplio, desde los 0 a los 14 bar, la parte más usable para el MTB (entre 1 y 3 bar) queda reducida a un espacio muy pequeño del gráfico y es realmente complicado poder saber exactamente a qué presión está el neumático si queremos jugar con la presión al detalle. Conocer si estamos en 1,8 o 1,6 bar será complicado con exactitud. Esto se debe a que la escala de presión debe dar cabida a presiones altas para usos en bicicleta de carretera o para poder conocer la propia presión que tenemos almacenada cuando queremos talonar un neumático tubeless.

bontrager_flash_3

Una larga lista de ventajas

Tener un “compresor” en casa sólo puede tener ventajas. Su funcionamiento es impecable. Inflando el depósito entre 6 y 8 bar ningún tubeless se nos ha resistido hasta ahora. Una vez accionas la palanca en la posición “Inflate” el flujo de aire es potente e infla el neumático sin problemas. Si no, puedes cargar hasta los 11 bar, donde seguro que ninguna cubierta se resiste.

bontrager_flash_8

Respecto a un compresor eléctrico, la Bontrager TLR Flash Charger es más ligera y portátil, sin necesidad de conexión eléctrica y, sobre todo, silenciosa. La podrás usar en un piso sin problemas. Y llevártela de viaje o a las competiciones.

Es un accesorio sensacional para los paddock de las carreras. Dejándola cargada de presión podremos inflar una rueda al parar en boxes en unos segundos.

Tiene todos los ingredientes para ser una compañera inseparable de viaje y una herramienta básica en nuestro mini taller biker casero. Sólo los 125,99€ que vale pueden ser un impedimento para tenerla en casa. Aunque un compresor de mínima calidad será más caro, pesado, ruidoso e imposible de transportar. Así que es una buena inversión si además contamos el ahorro de viajes y búsqueda de gasolineras que nos podemos ahorrar.

Comentar noticia

comentarios powered by Disqus