Equipo ESMTB.com: etapa 4 y manual de supervivencia (III)

En la antepenúltima etapa de la Andalucía Bike Race, nuestro equipo nos demuestra que el compañerismo es parte importante de este deporte.
¡Compártelo! :)    
Publicado el 28-2-2013

A veces la mala suerte puede hacer que se acabe esfumando algo por lo que llevas preparando muchos meses. Suerte que entre la comunidad biker el compañerismo reina entre nosotros. No os perdáis la 3º parte del que se está convirtiendo en un fenómeno en las redes sociales: El Manual de Supervivencia.

Hoy ha sido un día muy especial para nosotros. La suerte y las inclemencias del tiempo se han puesto de nuestro lado y han provocado la ruptura de la bicicleta de Umbert.

Es lo que tiene dejar la bici apoyada en una farola y que venga una racha de viento huracanado. La bici ha caído y se ha llevado un golpe seco que ha partido al instante la delicada patilla del cambio. Cómo somos un equipo serio y experimentado no llevábamos ninguna de repuesto, ni encima, ni en el hotel. Así que una hora antes de la
salida, Umbert se ha visto muy apurado para solucionar este problema.

La gente normalmente no se lleva una bici de recambio en el camelback, así que ha empezado a preguntar por las carpas a ver si alguien tenía alguna.

Finalmente Pere ha aparecido de la nada cual santo y ha exclamado “Si quieres coge la mía!”. Dicho y hecho. Umbert sin pensárselo dos veces se ha puesto manos a la obra con la ayuda de la gente de Más que Bici y, en poco menos de un cuarto de hora, tenía la bici lista para correr (Pere no podía correr debido a una caída que sufrió en la pasada etapa, esperamos que se recupere muy pronto y mañana pueda salir).

La adaptación a la bici ha sido buena y la carrera al final nos ha salido bien. Hemos seguido la táctica de ayer; un ritmo conservador y constante, sin cebarnos demasiado y cuidando la mecánica. En las subidas sufríamos mucho, pero en las bajadas hemos podido recortar algo. Al final hemos llegado a meta en la posición 22 por equipos, con sensaciones algo más buenas que ayer.

Os dejamos con la tercera parte del manual básico de supervivencia. Hasta mañana!

MANUAL BÁSICO DE SUPERVIVENCIA DE LA ABR (III)

DURANTE LA ABR

Optimismo. Si quieres acabar la carrera en las condiciones físicas y mentales adecuadas, el optimismo puede ser una buena herramienta. El ciclismo ya es en sí duro, si encima somos negativos, apaga y vámonos.

Las dos primeras etapas no nos salieron del todo bien, así que tuvimos una seria conversación: “-Tenemos que sacar algo positivo de todo esto, Umbert. Piensa que te estás cosechando un buen futuro gracias a esta carrera. Con las explosiones que te estás marcando, cuándo hayamos acabado la ABR podrás abrir una empresa de pirotecnia!

–Tienes toda la razón del mundo. Ramón, tu de pirotecnia no mucha, pero te estás poniendo mazo de fuerte. Cuando hayas acabado la ABR podrás abrir un gimnasio, de tanto empujarme se te están poniendo brazos de culturista. Si lo del gimnasio no lo ves claro, siempre te quedará trabajar en las mudanzas.” Queda totalmente demostrado que
el optimismo es un buen invento; después de darnos cuenta que estamos ampliando nuestras ofertas laborales estamos rindiendo mejor en carrera.

Realismo. Optimistas si, realistas más. Hay una frase de la cual no recordamos el autor que dice: Un pesimista es un optimista con experiencia. Nosotros no dejamos que la experiencia nos lleve a ser pesimistas, pero si realistas. Las cosas siempre pueden ir a
peor.

En nuestro caso decíamos: Bueno, miramos el lado positivo, peor no podemos ir.
Mentira. Dijimos esto el primer día y al segundo fuimos bastante peor; lo volvimos a repetir el segundo y el tercero pinchamos; nos atrevimos a repetirlo al acabar la tercera etapa y al cuarto se nos rompe la bici una hora antes de la salida… Estamos seguros de una cosa: no lo volveremos a decir “Peor no podemos ir!”.

Moraleja: Las cosas siempre pueden ir a peor, pero normalmente siempre hay soluciones para todo.

Estacionamiento de la bici. Puede parecer una tontería, pero no lo es, nos atreveríamos a decir que es uno de los puntos más importantes del manual.

Ha quedado demostrado que es importante que la bici esté estacionada en un sitio fijo y seguro. Debemos asegurarnos que la bici esté correctamente apoyada (recomendamos que sea verticalmente) en una pared u objeto de dimensiones considerables. Si la apoyamos en un árbol o farola la bici puede sufrir algún daño.

Pero peor es aún dejarla horizontalmente en medio de una carretera. En un principio las carreteras se inventaron para el paso de todo tipo de vehículos (aunque nosotros queramos darle el uso de parking), entre ellos las hormigoneras. Las hormigoneras son muy traidoras… se esconden y, cuándo menos te lo piensas… ZAS! Han pasado por encima de tu bici. Preguntarle a Ismael a ver cómo se quedo su bici y su casco, vaya, aquí os dejamos la foto del casco para que juzguéis vosotros mismos.

Este resultado aparentemente catastrófico nos lleva al anterior punto del manual, el optimismo. Isma se puso a llorar? No! Miro su bici, alzó la cabeza y se dijo orgullosamente a sí mismo: “Al fin tengo una buena excusa para renovarme la bici sin que la mujer se enfade. Y por si no fuera poco, podré tocar el acordeón con mi casco!
Gracias hormigonera traicionera, gracias!”.

Compañerismo. Sin duda alguna, si de algo podemos estar muy orgullosos en nuestro deporte es del compañerismo que se respira. Ismael tuvo la suerte de poder salir en la etapa de hoy gracias a Misser, que le ha dejado una bici de repuesto que llevaba. Umbert ha podido competir in extremis gracias a la bondad de Pere, que no ha dudado en ningún momento en cederle su bici. Casos cómo los de Pere o Misser hacen que en las carreras de mountain bike se respire un ambiente especial; más que competidores somos compañeros. Todos queremos ganar, pero juntos somos algo muy grande y que
debemos mantener pase lo que pase: una gran familia, la familia del mountain bike.

No puede haber ninguna foto mejor que nos demuestre un claro ejemplo de compañerismo en nuestro equipo.

¡Compártelo! :)    
Comentarios