Portada Noticias Productos Tests Vídeos Rutas Ofertas Contacto Buscar

Catalunya Bike Race

El Grand Raid, 28 años de historia para la prueba de bike-maraton más emblemática de Europa

Se acerca la celebración de una de las pruebas de bike-maraton más conocida de Europa

Hoy en día las pruebas de bike-maraton inundan el calendario biker de cualquier país. Pero no siempre fue así. Hace no tantos años, los grandes retos de larga distancia en MTB eran eventos poco numerosos. Entre las citas de un día en Europa hay una prueba que fue y es referencia en cuanto a dureza, paisajes e historia.

El Grand Raid, conocido popularmente durante muchos años como la Cristalp (por el nombre de la marca de agua que la había patrocinado durante buena parte de su historia) es de las pocas pruebas que puede presumir de contar con 27 años de historia a sus espaldas.

Esta temporada, para la 28ª edición, la prueba suiza mantienen todos los elementos que la han convertido en una carrera icono del MTB.

El Grand Raid BCVS es una prueba en línea que tiene diferentes puntos de salida para cada una de las 4 distancias que si disputan, pero un mismo punto de llegada, la pintoresca localidad de Grimentz. La organización ofrece 4 posibles recorridos, con 4 posibles distancias, todas sobre el mismo trazado, pero arrancando de puntos cada vez más cercanos a la meta final en función de la dificultad que cada biker quiera afrontar.

Eso sí, ninguna de las distancias se puede considerar fácil. La más corta de ellas, la que parte de Evolène a Grimentz cuenta con 37km pero con 1.845 metros de desnivel positivo, nada mal para el trazado más asequible. Le sigue la Hérémence-Grimentz, con 68km y 2.996 metros de ascensión. La Nendaz-Grimentz es de 93km y 3.944 metros de subida y la prueba reina, la esencia del Grand Raid, tiene salida en la localidad de Verbier y llegada en Grimentz tras 125km y unos mareantes 5.025 metros de ascensión.

Recorridos y perfiles del Grand Raid

Recorridos y perfiles del Grand Raid BCVS

Como característica común todos los recorridos atraviesan el paso más emblemático de la carrera. El Pas de Lona es el punto y final a la ascensión más brutal de la carrera. Partiendo de los 1.400 metros de altura se afronta una larga subida hasta los 2.787 metros. De ellos, los últimos 400 metros de desnivel se deben superar, prácticamente en su mayoría, porteando la bicicleta por una auténtica pared que asciende de forma casi vertical hasta uno de los puntos más altos de la carrera. Desde ahí, un pequeño descenso, seguido de un corto ascenso hasta los 2.792 metros que son el techo de la prueba y posteriormente una larguísima bajada, con paisajes de postal, hasta la línea de meta. Unos kilómetros que ningún biker que haya completado la prueba olvidará.

Pas de Lona

Urs Huber en el final del Pas de Lona

Pas de Lona

Superando el Pas de Lona

Vista aérea del Pas de Lona

Vista aérea del Pas de Lona

Este año habrá 1652 bikers en competición contado los participantes en los 4 recorridos. Como curiosidad, los bikers que compiten en la distancia más larga van adelantando todos los bikers que lo hacen en las distancias más cortas al compartir recorrido. Los corredores de la prueba larga suelen pedir paso a los del resto de pruebas al grito de “Verbier!”, indicando que son los que han comenzado desde el punto más lejano, otro hecho particular del Grand Raid. También es un dato a recordar la hora de salida de la prueba reina, las 6:30 de la mañana.

La carrera, en su recogida del dorsal, cuenta con un proceso de verificación de las bicicletas en las que se controlan aspectos básicos de la misma, como el estado de las pastillas de freno. Otra seña de identidad de la prueba. A nadie le gustaría verse en una de las largas y rapidísimas bajadas de la carrera sin frenos. Aunque la prueba suele contar con buen tiempo en la mayoría de sus ediciones (esta zona de Suiza es la más “seca” del país), en caso de lluvia y con las interminables bajadas que tiene la carrera, los frenos pasan a ser un elemento vital.

Aún con ello, y a pesar de tener el largo porteo de la bicicleta en el Pas de Lona y algún tramo de sendero, el trazado no destaca por su dificultad técnica, claramente superada por su dificultad física.

Grupo de cabeza en la cima de la primera ascensión del día, nada más salir de Verbier

Grupo de cabeza en la cima de la primera ascensión del día, nada más salir de Verbier

Urs Huber, la máquina que destrozó el crono en 2016

Con la enorme fama de la carrera ésta atrae a estrellas de primer nivel año tras año. Y esta temporada no será menos. Desde el campeón del mundo, Alban Lakata, al poseedor del récord de la prueba, Urs Huber, pasando por una larga lista de especialistas de larga distancia, además, mezclados con algunos bikers destacados del XCO.

Huber marcó un impresionante crono de 5:58:01 en 2016, el primero en lograr bajar de las 6 horas. Fue una edición especialmente buena para marcar un buen crono gracias a un tiempo nublado, sin altas temperaturas ni sol, pero también sin lluvia y con el terreno seco. A pesar de ello, solo 20 bikers lograron bajar de las 7 horas en 2016.

Uno de los puntos más espectaculares, en la bajada final hacia meta

Uno de los puntos más espectaculares, en la bajada final hacia meta

Te puede interesar
Comentarios
comentarios powered by Disqus