Portada Noticias Productos Tests Vídeos Rutas Ofertas Contacto Buscar
ESMTB.com - mountain bike

Scott Marathon Cup - Sea Otter Europe

Así es un día en la Absa Cape Epic. Parte 2

La segunda parte sobre nuestra repaso a como es un día en la Absa Cape Epic. Tras llegar de una dura etapa, es el momento de cuidarnos y cuidar a la bici. Así es el tiempo post-etapa

Andalucía Bike Race

E-Enduro

Pedales Look

En la primera parte dimos un repaso a la inscripción y a cómo es un día en la Absa Cape Epic justo hasta el momento en que acabamos la etapa. ¿Qué nos espera después?

Tras tomarnos el primer pack de comida que nos dan nada más llegar a meta, y donde también contaremos con todo tipo de bebidas para recuperarnos, es el momento de ir hacia nuestra tienda a buscar la ropa para la ducha y a empezar el proceso de “reconstrucción” para volver a ser personas tras 4, 5, 6 o 7 horas sobre el sillín.

A la hora de ducharnos contamos con unas excelentes duchas en un camión habilitado para ello. Numerosas y muy bien equipadas, siempre limpias y listas y además ecológicas dentro de lo posible. Cuentan con la empresa Hansgrohe como patrocinadora en este apartado. “Instalamos alrededor de 40 duchas, y hemos conseguido reducir a la mitad el gasto de agua para que más de 1200 personas se duchen cada día” explica uno de los responsables de este apartado. Junto a las duchas, zonas para cambiarse y carpa con sillas para esperar tu turno a cubierto en caso que todas estén llenas.

Ahora que estamos limpios y con la barriga llena, es el turno de pensar en nuestra ropa de correr y nuestra bicicleta. Al llegar de cada etapa, la ropa parece que no tenga más futuro que la basura. Las jornadas suelen ser muy polvorientas, y cuando la lluvia hace acto de presencia, como este año, el resultado es aún peor. Aquí entra en juego Miele, fabricante de lavadoras que también colabora con la carrera. Gracias a ello, cada participante dispone de una bolsa para meter su ropa sucia y 2 tickets de lavado. Distribuidos en dos días previamente asignados. Ello nos permite correr una carrera de 8 días con 3 conjuntos de ropa sin problema, y siempre con la ropa impecable. Una vez lavada sólo tendremos que pasar a recogerla por su stand.

Mientras acabamos de pensar en la etapa que hemos hecho, pronto recibiremos un SMS en el móvil informándonos de que nuestra bicicleta ya está limpia y guardada en el parque cerrado. Realmente es un lujo poder contar con la bicicleta siempre limpia para todos los corredores, y da un look “pro” a la salida de cada una de las etapas donde todos los corredores cuentan con todo su material limpio como el primer día.

Será el mejor momento para ir a comprobar que todo funciona bien de cara a la siguiente etapa. En caso de necesitar algún repuesto o alguna actuación mecánica en nuestra bicicleta, dispondremos de varias carpas de servicio mecánico para escoger. Los precios del material y la mano de obra suelen ser muy similares a los que podemos encontrar en España.

Hoy en día la comunicación es algo básico, y cuando salimos al extranjero, a participar en una carrera de resistencia siempre nos apetece compartir nuestra experiencia día a día con los nuestros, o simplemente hacerles saber que estamos bien. La Absa Cape Epic pone a disposición de los corredores una red Wifi con conexión a internet permanente. Todo un lujo, una infraestructura enorme para dar comunicación a todos los corredores. Por su fuera poco, también se facilita una zona de ordenadores completamente gratuita. Ello tiene doble beneficio para la organización. Además del buen sabor de boca que deja el poder estar conectados con los tuyos de forma gratuita, la Absa Cape Epic se beneficia de la constante promoción vía redes sociales o blogs que hacen los corredores día a día gracias a esta conexión.

Por si fuera poco, desde la web de la carrera, en el apartado privado de cada corredor, se puede conectar tu cuenta de Facebook para que después de cada etapa se publiquen de forma automática tus datos de la etapa en tu muro.

Para seguir con la recuperación, en caso de haber contratado el servicio de masaje sólo tendremos que acudir a la zona habilitada para ello a nuestra hora. Si lo que tenemos es algún tipo de problema de salud, la Absa Cape Epic monta un impresionante hospital ambulante en el que nos podrán ayudar sin problemas.

A todo ello, el campamento cuenta con multitud de carpas que ofrecen todo tipo de servicios, desde expositores de marcas relacionadas con el deporte o el mountain bike, a stands donde venden comida a precios irrisorios, generalmente montados por pequeñas comunidades locales.

Aún con eso, para hacer la merienda, sólo con apuntarnos en la carpa que da el servicio de catering de la carrera, podremos planear que queremos que nos den cada tarde durante todos los días de la carrera con 8 opciones a escoger. Totalmente gratuito.

Para relajarnos y comentar la aventura del día con los compañeros hay multitud de lugares en el campamento. Aunque el más buscado es la carpa Absa, donde además de contar con unos sofas y tumbonas de nivel “hotel 5 estrellas” tenemos bebida gratis (desde zumos, agua, cocacola, sprite…) y helados, también gratis. Revistas para pasar el rato y otra zona de ordenadores (además de la cobertura de la wifi). Para completar el pack de relax y desconexión también ofrecían masajes gratuitos, que sin ser lo completos que eran los de pago, era una buena opción para relajar un poco la musculatura. Es el momento ideal para empezar a pensar en el día siguiente, y estudiar el recorrido de lo que nos espera en la siguiente jornada.

Entre tanta desconexión también habrá que buscar un pequeño hueco para llevar los bidones que queremos que nos den al día siguiente (en caso de tener ese servicio contratado).

Y casi sin darnos cuenta será el momento de ir a cenar. Para ello, una carpa enorme donde comer los 1200 participantes. Como ya hemos comentado, comida variada y muy buena, con opciones para todos, y servicio rápido y eficiente. Todo ello unido a la gala de entrega de premios y al breafing donde explican los detalles de la siguiente jornada.

Con las baterías cargadas y la etapa de mañana en la mente, sólo nos queda ir a la tienda a dormir y asimilar otro día en la carrera por etapas más importante del mundo.

 

Te puede interesar