Portada Noticias Productos Tests Vídeos Rutas Ofertas Contacto Buscar
ESMTB.com - mountain bike

Catalunya Bike Race
  • Tests
  • |
  • 25 de Agosto de 2010

Ungüento Okole Stuff

Creado por la corredora de larga distancia Pua Sawicki, probamos el ungüento Okole Stuff, ideal para protegernos de las rozaduras e irritaciones en las zonas de contacto con el sillín

Isard Atac

TrinxatBTT

Tras hacer mi primera carrera de 24 horas en solitario y sentir los efectos de tantas horas en el sillín en lugares más delicados y menos esperados que las piernas, empecé a probar todas las cremas y soluciones para intentar aliviar las molestias en las zonas de contacto con el sillín tras tantas horas sobre la bici, y todas me dieron el mismo resultado: no funcionaban. El centro de estos productos parecía ser el contar con sustancias naturales, lo cual está bien, pero no se trata de un producto que me vaya a comer (o no debería!) y lo que quería era que realmente funcionase. La mayoría de los productos se creaban con una base de agua, y pocos minutas tras su aplicación, sentía que desaparecían. Ese el motivo por el que Okole usa lanolina y aceites minerales. Puedo aplicármelo al principio de una carrera de 24 horas, y como mucho, solo tengo que volver a ponerme una vez más en toda la prueba, viendo que lo único que me duele al bajarme de la bici son mis piernas.

Así es como la corredora de pruebas de larga distancia de origen hawaiano Pua Sawicki, explica el nacimiento de la crema que ella misma desarrolló para su uso, el Okole Stuff. Y también su nombre, puesto que Okole es una palabra hawaiana empleada para designar a nuestro trasero.

En su composición, si la lanolina y los aceites son clave en conseguir una sustancia duradera, el uso de alantoína, aceite de la planta de té y aloe son los ingredientes que consiguen que Okole mantenga las zonas donde se aplica sanas y la piel cuidada y libre de rozadoras o irritaciones.

En marcha

Sobre el papel, su diseño debería haber creado un producto perfecto. ¿Pero cómo va en realidad?

Tras probarlo en varias competiciones por etapas de mountain bike, así como en los entrenamientos del día a día durante varios meses, los resultados son excepcionales. Realmente cumple con su objetivo de forma sobrada. A la hora de aplicarlo notaremos su textura espesa, y una vez colocado en las zonas donde pueda haber riesgo de rozaduras, deberemos limpiarnos las manos con papel de cocina, un trapo o similar, puesto que sólo con agua no conseguiremos quitárnoslo por completo. Esta es una de sus principales ventajas, ya que en las zonas aplicadas, no importará la sudoración o humedad que haya, y Okole aguantará sin problemas esas condiciones.

La mejora respecto a otros productos similares es más que evidente, y tras muchas horas de uso la única pega que hemos podido encontrar es el “efecto adicción” que puede llegar a tener por la comodidad de marcha que aporta, especialmente en salidas largas.

A pesar de que la mayoría de sus usuarios lo usarán para esas rutas de muchas horas, también puede ser un buen compañero para aquellos que empiecen a ir en bici y quieran evitar las primeras molestias en las zonas de contacto con el sillín por falta de hábito.

Te puede interesar