Portada Noticias Productos Tests Vídeos Rutas Ofertas Contacto Buscar
ESMTB.com - mountain bike

Volcat Costa Brava
  • Tests
  • |
  • 23 de Noviembre de 2018

Test Scott Addict CX RC, un fórmula 1 para el barro

La Scott Addict CX RC es una muestra de como los avances tecnológicos pueden acercar un deporte a la gente. Hacer más fácil lo difícil. Es, además, una bicicleta con más de una cara

Andalucía Bike Race

Pedales Look

El ciclocross ha pasado de ser una modalidad prácticamente marginal a contar con una buena salud

No hace mucho tiempo, pongamos que unos 15 años, el ciclocross era una disciplina minoritaria tanto en practicantes como en repercusión mediática. Lejos de su particular paraíso en Bélgica y Holanda, el ciclocross pasaba desapercibido para la mayoría. ¿Qué ha pasado para que ha día de hoy, no solo sea una modalidad seguida a nivel de máxima competición, sino que haya pasado a contar con un importante número de practicantes por todo el mundo? Muchas cosas pero tras probar la Scott Addict CX RC nos ha quedado claro que una bicicleta así tiene mucho que ver con la popularización y la diversión que transmite el ciclocross hoy en día.

Continúa tras los patrocinadores

Etxeondo
NamedSport
Sea Sucker
Horquilla Fox 34 StepCast
226ers
4 Stage MTB Lanzarote del Club La Santa
MSC Tires
Ruedas Progress MTB - CB3 NITR
Zapatillas Scott MTB COMP Boa Reflective
Transpyr
Sportful
Scott Addict CX RC

Scott Addict CX RC

Scott Addict CX RC

Scott Addict CX RC

Scott Addict CX RC

Scott Addict CX RC

Scott Addict CX RC

Scott Addict CX RC

La mejora del material ha abierto a más deportistas un deporte que era y es complicado a nivel técnico

Sí, las mejoras en las bicis de ciclocross son responsables, en buena parte, el aumento de participantes en sus carreras. Incluso del uso de este tipo de bicicletas, a medio camino entre la carretera y el MTB (pero más cerca de la primera), fuera de las competiciones. El moderno y “posturero” gravel también les debe mucho.

La Scott Addict CX RC encarna todas las mejoras que han facilitado a los deportistas disfrutar del barro. Poco tiene que ver enfrentarse a circuitos repletos de agua y barro con bicicletas equipadas con frenos de cantilever de pésima o nula frenada, cuadros excesivamente rígidos, transmisiones incompatibles con el barro, geometrías poco adaptadas al terreno o bicicletas desesperantemente pesadas. Todo ello ha quedado en el pasado con la Scott Addict CX RC, una muestra de como la tecnología puede cambiar un deporte, especialmente para los deportistas amateurs.

Scott Addict CX RC

Carbono HMF

Scott Addict CX RC

El paso de rueda trasero

Scott Addict CX RC

Detalle de la patilla de cambio

Scott Addict CX RC

Las líneas del cuadro Scott Addict CX RC

Una vez más, la estrecha relación con el equipo de competición fue el punto de partida para un nuevo modelo de Scott

Scott hace 3 años que decidió actualizar su modelo de ciclocross. Lo hizo, en parte, como una solicitud del equipo Scott-SRAM y algunos de sus corredores, especialmente Marcel Wildhaber. El suizo había competido en MTB pero se centraba en el ciclocross, y tenía la experiencia de contribuir al desarrollo del material de MTB junto a la marca suiza. Por no nombrar a Thomas Frischknecht, un gran especialista de esta modalidad invernal. Scott se puso manos a la obra bajo los consejos de sus deportistas y aplicando toda su tecnología disponible.

Scott Addict CX RC

Scott Addict CX RC

Cualquier mínima ganancia en comodidad es de agradecer en una bicicleta de ciclocross y el cuadro de la Scott Addict CX RC está centrado en esa tarea

El cuadro de la Scott Addict CX RC está realizado con carbono HMF, el más accesible de sus tres niveles de carbono (por encima están el HMX y el exclusivo HMX-SL). Suficiente para que su base tenga un peso competitivo. Salvo los tirantes, el resto del cuadro es de medidas generosas otorgando un look visual musculoso. La forma en que los tirantes se unen al final del tubo superior es, probablemente, su rasgo más característico. Las finas formas de los tirantes no son un capricho del diseño. Sus fibras están directamente conectadas al tubo superior, que se vuelve más óvalo a medida que se aproxima al tubo de sillín. Un conjunto ideado para filtrar las vibraciones y que se completa con el uso de un tubo de sillín de 27,2 mm, que permite una mayor flexión y absorción, especialmente si lo comparamos con el uso de tubos de sillín de 31,6 mm. Recordemos que aquí no hay suspensión, y cualquier ganancia que afecte a la comodidad en marcha es bienvenido. Comparado con el modelo anterior, esta Scott Addict CX RC es un 61% más absorbente. Intentando poner fin a una de las pegas de las bicicletas de ciclocross en el pasado, su exceso de rigidez. En esta zona de los tirantes el paso de rueda es muy generoso, siendo algo más ajustado en el caso de las vainas y la caja de pedalier. Unos tirantes que tienen una forma más afilada en su parte superior para ser menos propensos a acumular barro. Todos los detalles cuentan.

Scott Addict CX RC

Detalle de cómo se integran los tirantes en el triángulo delantero

Scott Addict CX RC

El eje delantero y el soporte flat mount

Scott Addict CX RC

Detalle del guiado interno del latiguillo de freno delantero

Scott Addict CX RC

Horquilla de la Scott Addict CX RC

La rigidez lateral es vital para transmitir nuestra fuerza a la rueda trasera

Se emplea un eje de pedalier PF86 y toda su zona es de generosas dimensiones en busca de la mejor transmisión de la fuerza posible. La dirección es cónica y también configura una zona con la salida del tubo superior y diagonal con una sección considerable.

Si bien no queremos un exceso de rigidez en el plano vertical, en la dirección en la que recibimos la mayoría de impactos del terreno, sí que queremos la máxima rigidez posible a nivel lateral. No hay nada peor que ponerse de pie sobre los pedales, mover la bicicleta de lado a lado con energía, y percibir flexiones indeseadas. Especialmente en una disciplina de máxima explosividad y agresividad como el ciclocross. Aquí entran en juego los ejes pasantes, otra pequeña revolución en este tipo de bicicletas. Scott usa ejes pasantes de 100x12mm delante y de 142x12mm detrás. Todo ello con ejes de DT-Swiss que incluyen tirador y que disponen de un mecanismo que facilita situar al palanca en la posición que queramos sin problemas. También las generosas medidas de la zona de pedalier y dirección sirven para que la rigidez lateral sea sobresaliente.

Scott Addict CX RC

La estética y colores de la bicicleta son muy acertados en una mezcla de elegancia y look racing

Scott Addict CX RC

Soportes para portabidones

Scott Addict CX RC

Cuadro aprobado por la UCI

Scott Addict CX RC

Soporte flat mount

Anclajes de freno flat mount para uno de los puntos más importantes en una bici de ciclocross, la frenada

Los ejes también juegan un papel destacado en el aporte de rigidez necesario para albergar los frenos de disco. La Scott Addict CX RC emplea anclajes flat mount, los más minimalistas y ligeros, aunque también se pueden usar frenos post mount. La irrupción de los frenos de disco es el avance más grande de este tipo de bicicletas en años. Un avance que de rebote también permite crear ruedas con llantas más ligeras ahora que éstas no juegan ningún papel en la frenada. Una sólida patilla de cambio (elemento más importante de lo que crees en el ciclocross y las carreras con barro) completan el pack de desarrollo del cuadro Scott Addict CX RC.

Scott Addict CX RC

Soporte flat mount

Scott Addict CX RC

El guía cadenas de Scott, aprovechando el soporte que sirve también para montar un desviador delantero

Scott Addict CX RC

El guiado de cables interno, preparado para tija telescópica

Scott Addict CX RC

Amplio paso de rueda

Listo para montar transmisión de dos platos o guía cadenas. Aunque la sorpresa es que está preparado para tija telescópica

El cuadro de la Scott Addict CX RX está listo para montar un desviador delantero… aunque no lo usa. En su lugar tenemos el práctico y minimalista guía cadenas que ya conocemos de los modelos de MTB (con el diseño adecuado para el anclaje superior). Es ajustable, de forma rápida y sencilla, en función del desarrollo que empleemos. No falta el cableado interno para un look limpio y con una sorpresa. Scott ha pensado en el futuro y el cuadro está preparado para instalar una tija telescópica con guiado interno. Este accesorio ya ha conquistado el MTB y muchos hablan ya sobre sus ventajas en determinados circuitos de ciclocross, trazados que, como en su día pasó con el mountain bike, evolucionan en dificultad al paso que las bicicletas se hacen más y más capaces.

Scott Addict CX RC

La horquilla, perfectamente a juego con el cuadro

Scott Addict CX RC

Detalle de los neumáticos

Scott Addict CX RC

Los pasos de rueda son amplios

La horquilla está cuidada al detalle y llama la atención su guiado del latiguillo de freno

También cuenta con anclaje para dos portabidones. Algo a tener en cuenta en el más que probable uso rutero que tendrá esta bicicleta durante su vida útil. O incluso para poder llevar bidón en algunas carreras de ciclocross calurosas. Una acción considerada de globeros en el pasado, pero que tras ver emplear a Mathieu van der Poel en algunas pruebas queda autorizada para el resto de mortales sin opción a crítica.

La horquilla, diseñada por Scott de forma específica para este modelo, sigue la línea del resto del cuadro en sus formas. También es de carbono HMF y llama la atención por su cuidado guiado del latiguillo de freno delantero de forma interna.

Geometría de la Scott Addict CX RC

Agilidad a raudales, es la principal sensación que transmite la Scott Addict CX RC

Hablemos de números. El ángulo de dirección se sitúa en los 71º (salvo para las tallas XS y S que está en 70º). Unas cifras que, para los puramente bikers, ya han pasado a la historia. Pero esto no es una mountain bike. En una carrera de ciclocross, con en el ciclismo de carretera, a todos nos gusta percibir la agilidad y reactividad que transmite un ángulo de dirección cerrado, especialmente a la salida de las curvas en las que hay que propulsar la bicicleta de nuevo. O cuando ascendemos de pie sobre los pedales. Otro de los números llamativos es los sólo 422mm de vainas, muy cortas comparadas con las medidas de una MTB, en parte gracias al menor diámetro final de la rueda con un neumático tan fino. Una ayuda adicional al carácter ágil, y controladamente nervioso de este modelo. El reach no es especialmente generoso y por ello se combina con potencias largas (de 110mm en la talla M que empleamos nosotros). Este es quizás el punto en el que podríamos ver algo de evolución aún posible para estos modelos. Un reach más largo con una potencia más corta que nos evitase situarnos muy encima del eje de la rueda delantera. Por lo demás, el resto de número se mueven dentro del rango de lo esperable.

Equipamiento de la Scott Addict CX RC

El equipamiento está a la altura de lo que cabría esperar para un modelo que, ruedas aparte, está ideado para competir

En Scott no se han complicado a la hora de equipar a la Scott Addict CX RC. Transmisión monoplato a cargo del SRAM Force 1 de 1×11 (¿para cuándo 1×12 también aquí?) y frenos de disco del mismo grupo. Se monta un plato de 42 dientes con un cassette de 11-36. Es importante contar con varias medidas de plato y saber montar uno u otro en función del terreno, especialmente en competición.

Los cambios, aún con la sequedad habitual de SRAM, funcionan muy bien incluso con barro y sus componentes están más que probados en las peores circunstancias. En cuanto a las manetas de freno y cambios, su estética es más que discutible, pero la enorme prolongación de la maneta hacia arriba tiene un efecto muy positivo en ciclocross. Nos da una enorme seguridad que la mano no se nos escapará hacia delante en ningún tipo de bajada. Por inclinada que sea y por mojadas que llevemos las manos. Poco agraciadas pero funcionales. Se montan discos de 160mm tanto delante como detrás.

Scott Addict CX RC

La transmisión de un plato del SRAM Force 1 funciona a la perfección

Scott Addict CX RC

Potencia Syncros bastante larga. Aquí aún no ha llegado el concepto del reach largo

Scott Addict CX RC

El manillar de Syncros, para nuestro gusto algo estrecho en diámetro si tienes manos grandes

Scott Addict CX RC

Las abultadas medidas de la maneta SRAM ayudan a ganar confianza en los tramos bacheados e inclinados

Obviamente, Scott recurre a Syncros para la mayoría de sus componentes. La tija de sillín, el manillar y el sillín. La tija cumple sin problemas. El manillar nos ha resultado algo estrecho para nuestras generosas manos, pero éste es ya un punto personal. En el sillín nos hemos llevado una grata sorpresa. Hemos encontrado el nuevo Syncros Tofino T-Cutout 2.0. La línea de sillines Tofino es una de las novedades más destacadas de Syncros. Ha sido una alegría ver como Scott deja atrás el anterior modelo de sillín que empleaba de forma mayoritaria en sus montajes de serie y que siempre nos había resultado muy incómodo, aún sabiendo que el sillín es también algo muy personal. El sillín Syncros Tofino, con unas formas más cortas y más anchas nos ha parecido muchísimo más cómodo y ergonómico.

Scott Addict CX RC

Sillín Syncros Tofino

Scott Addict CX RC

El sillín Syncros Tofino, una gran mejora respecto al anterior que solía emplear Scott en los montajes de serie

Las ruedas en ciclocross, un componente demasiado específico para los montajes de serie

Las ruedas y el ciclocross. El componente más vital para influir en su comportamiento.

Y llegamos al apartado de las ruedas. El más complicado de equipar de serie en una bicicleta de ciclocross. Básicamente, para los que compitan, estas ruedas probablemente ni se usarán. Como pasa en las bicicletas de triatlon, las ruedas son algo tan específico y personal en esta disciplina que los montajes de serie no se suelen complicar con este componente, facilitando que el usuario pueda montar las ruedas que quiera o que ya tenga previamente.

Las ruedas Syncros RP2.0 Disc con llanta de aluminio son más que correctas, pero inútiles para competir en ciclocross al ir montadas con cámaras y unos neumáticos cuyo uso también es discutible. Los que compitan en ciclocross optarán por ruedas con llanta para tubular siempre que esté a su alcance. Los tubulares dan una nueva vida a una bicicleta de ciclocross mejoran excepcionalmente el agarre, el paso por curva, la tracción y la comodidad. Tanto es así que nos arriesgaríamos a recomendar las ruedas de aluminio más sencillas con buenos tubulares de ciclocross antes que las mejores ruedas de carbono del mercado… montadas con cámaras. La diferencia entre rodar a 2 bar o tener que hacerlo a 4 o más para evitar pinchazos es abismal, sin entrar a valorar el resto de ventajas de los tubulares.

Scott Addict CX RC

Los neumáticos Maxxis Larsen Mimo CX con cámaras son el elemento más limitante de la bicicleta

Scott Addict CX RC

Detalle de los neumáticos

Tubelizar las cubiertas empieza a ser una opción bastante competitiva para dejar atrás el tacto seco y duro de llevar cámaras

Para los que no quieran, o puedan, invertir en unas ruedas de tubular hay un plan B que cada día gana más peso. Aprovechar estas ruedas y tubelizarlas. Cada vez hay más opciones para hacerlo y si bien no es lo mismo que rodar con tubulares está a años luz de rodar con cámaras.

En cualquier caso, la elección de estas ruedas para el montaje de serie es una decisión bastante sensata dado que no son de gama alta para no incrementar el precio pero permitirán a aquellos que den otro uso diferentea a la competición emplearlas sin problemas en salidas y rutas.

En marcha con la Scott Addict CX RC

Rapidez y aceleración instantánea. Además de unos límites más lejos de lo que la bicicleta transmite visualmente

La hora de la verdad. Si la primera sensación es la que cuenta la Scott Addict CX RC nos transmitió el feeling de una bicicleta de carretera en las primeras pedaladas. Por rigidez global, por agilidad y por aceleración es todo un misil que reacciona de forma inmediata a cualquier pedalada. La combinación de peso contenido y rigidez bien situada invita a pedalear con fuerza, especialmente cuando nos ponemos de pie. La rigidez lateral está muy conseguida. Respecto a una bicicleta de carrretera convencional lo primero que percibes es una posición de manillar algo más elevada, en parte por la generosa pipa de dirección. Algo necesario para ganar confianza en las bajadas inclinadas.

Scott Addict CX RC

Entrada del latiguillo en la horquilla

Scott Addict CX RC

HMF carbon para este cuadro y la tecnología de tratamiento de carbono, patentada por Scott, IMP

El primer elemento que frenará tu ímpetu en caminos serán las ruedas

Llega la hora de meternos en terreno off-road y aquí la palabra que define su comportamiento es precisión. Pon el ojo y ahí irá la rueda. Todo el conjunto contribuye a facilitar trazar curvas y mover la bicicleta de lado a lado con solvencia en los gestos más habituales de los revirados circuitos de ciclocross. Súmale sus virtudes acelerando y tienes el cóctel ideal para competir. Cómodo y ligera para cargarla al hombro, a medida que pasamos tiempo con ella ganamos confianza y nos adentramos en terreno cada vez más complicado. Hasta que los neumáticos nos paran los pies. Las bicicletas de ciclocross no se llevan bien con las piedras y los regueros. De hecho ese no es su terreno. Como si quisieses meter a una doble de XC por un DH de Copa del Mundo. Las ruedas y los estrechos neumáticos serán los primeros elementos que nos marquen hasta donde podemos llegar.

En pistas y terreno liso la velocidad a la que nos permite rodar es adictiva. Además, requiere ser más cuidadoso con las trazadas y nos ayudará a saber dibujar mejor las curvas y escoger el mejor terreno. Aprendizajes que luego podremos plasmar a la hora de rodar en MTB. Por ello para muchos bikers el ciclocross es una parte importante de su puesta a punto.

La Scott Addict CX RC está en la cima de la categoría

La Scott Addict CX RC está en la cima de las bicicletas de ciclocross. Una pura sangre de carreras que con algunas pequeñas modificaciones también te servirá para descubrir el gravel. Es extremadamente ágil, reactiva y fácil de mover. Una bicicleta que inspira confianza y que rompe barreras para enfrentarse a terreno más complicado del que podrías imaginar viéndola. Una bicicleta versátil como pocas capaz de abarcar desde el ciclocross más radical a las salidas off-road por pistas más aventureras. Todo ello sabiendo que te ayudará a llevar una velocidad adictiva. El ciclocross engancha, y una bicicleta como la Scott Addict CX RC ayuda a ello.

Información Scott Addict CX RC

Scott Addict CX RC
A FAVOR
Detalles de construcción del cuadro
Peso
Capacidad de aceleración
Compromiso rigidez-absorción
A MEJORAR
Ruedas
DATOS
Precio: 3.799€
Peso: 8 kg
Opciones: Tallas XS, S, M, L y XL
Distribuidor: Scott España

Scott Addict CX RC
Cuadro
Carbono HMF
Horquilla
Carbono HMF
Cambios
SRAM Force 1 11 velocidades
Manetas
SRAM Force 1
Frenos
SRAM Force 1 160mm
Bielas
SRAM Force 1 42 dientes
Manillar
Syncros Creston 2.0 Compact aluminio
Tija de sillín
 Syncros Carbon FL1.0 27.2/350mm
Sillín
Syncros Tofino T-Cutout 2.0
Ruedas
Syncros RP2.0 Disc
Cadena
SRAM PC-1170
Cassette
SRAM PG 1170 11-36
Cubiertas
Maxxis
Peso
8,0 kg