Portada Noticias Productos Tests Vídeos Rutas Ofertas Contacto Buscar
ESMTB.com - mountain bike

Catalunya Bike Race
  • Tests
  • |
  • 24 de Noviembre de 2010

Maxxis CrossMark Exo Protection

El Maxxis CrossMark, uno de los neumáticos más exitosos de la gama Maxxis, se refuerza con el uso de la tecnología EXO Protection

Isard Atac

Pedales Look

El CrossMark es uno de los neumáticos más exitosos dentro de la amplia gama de Maxxis. Creado en colaboración con Sauser cuando competía en el equipo Siemens-Cannondales (de eso ya hace mucho…), la huella del suizo quedó en este neumático en forma de cruz en los tacos centrales, que simboliza la bandera de su país.

En el primer vistazo no podemos obviar las similitudes de una de sus líneas de tacos con el modelo Larsen de la misma compañía. En definitiva, el CrossMark cuenta con una buena historia a sus espaldas y una reputación que se ha ganado a pulso en todos sus años de existencia. Ahora, de cara a esta campaña, su carcasa, que siempre había sido considerada sólida, cuenta con un nuevo aliado a la hora de reforzar su estructura gracias al uso de la tecnología EXO Protection.

Se trata de un material añadido a los bordes del neumático, muy resistente a los cortes y la abrasión, además de ser flexible y ligero. Con su uso la resistencia a los pinchazos aumenta.

En marcha

El CrossMark no ha perdido ninguna de sus virtudes con la llegada de EXO Protection. Sigue siendo un neumático que rueda de forma sensacional, especialmente en terreno duro. Con barro, a pesar de no ser su mejor terreno, se defiende de forma correcta, aunque la fila central de tacos, la que le da tan buen rodar, hace que no evacue el barro con la misma facilidad que un neumático específico para este terreno.

En curva tiene unas reacciones muy nobles, avisando siempre antes de empezar a perder agarre lateral. Quizás en cuanto a tracción pura, en terrenos muy inclinados, es donde se le podría demandar un poco más.

Durantes los 580km que hemos realizado con ellos no hemos tenido ni un sólo pinchazo, tras circular mayoritariamente por terreno seco y pedregoso. Una buena señal sin duda. Su durabilidad también es buena, y tras nuestra fase de prueba, a pesar de mostrar los síntomas evidentes de desgaste, aún podíamos realizar unos cuantos kilómetros más con el neumático trasero.

El peso, de 556 gramos, es un buen dato, más aún viendo sus generosas medidas para la versión 2.1 que empleamos. El único problema lo tuvimos a la hora de querer usarlo sin cámara, empleando líquido sellador, puesto que la dureza de su carcasa hizo que el primer proceso de inflado sólo fueses posible en una gasolinera y tras más de un intento.

Te puede interesar