Portada Noticias Productos Tests Vídeos Rutas Ofertas Contacto Buscar

Galfer

Entrevista Manu Tajada tras las edición 2010 de la Nissan Titan Desert

Con Manu Tajada, realizamos un repaso a la edición 2010 de la Nissan Titan Desert y un primer vistazo a la sexta edición de la carrera africana

Fox 34

Catalunya Bike Race

Con el tiempo que ha pasado desde el final de la quinta edición de la Nissan Titan Desert, que valoración global tenéis, desde la organización, respecto a ediciones anteriores.

La valoración interna es súper positiva. En la parte deportiva hemos crecido en inscripciones, ha sido una año record. El resultado deportivo también ha sido satisfactorio porque ha habido cambios de líder constantes y la carrera, a pesar de que se definió el tercer día, hubo lucha hasta la última etapa. Y sobre todo, a nivel de repercusión. Ahora que tenemos todos los clippings hemos comprobado que hemos salido en un gran número de revistas, de periódicos, de  medios de comunicación y televisiones.
Al final, los participantes también están contentos viendo las encuestas y todo ello hace que el balance sea positivo.

Las novedades en el recorrido, con etapas más largas y más montaña, ¿qué acogida ha tenido entre los participantes?

La montaña gusta a los participantes, y a nosotros también. Pero no debemos olvidar que es la Titan Desert, que es una carrera que tiene que estar vinculada al desierto. Creo que hemos encontrado el límite entre desierto y montaña. Más de dos etapas de montaña creo que no ha de haber. La carrera es una carrera de desierto. Quiere decir que seguirá habiendo montaña, pero que debe circular alrededor del desierto marroquí.

Este año ha habido una mayor participación de corredores extranjeros. ¿Cómo han visto ellos la carrera?

La verdad es que los extranjeros no saben tanto donde vienen, pero se han ido contentos. Toda la parte de corredores checos y húngaros han quedado encantados, con la intención de repetir. Los americanos, y toda la gente que ha traído Cannondale, también han quedado encantados y creo que repetirán el año que viene.
Sobre todo, la asignatura pendiente es dar a conocer internacionalmente la prueba y explicar que en Marruecos se hace una gran carrera de mountain bike por etapas.

De cara al año que viene, ¿tenéis pensado seguir el mismo guión que este año? ¿Habrá grandes novedades en el recorrido?

No, la dinámica será semejante. Serán 5 etapas. La distancia de cada etapa, antes de hacer el primer reconocimiento, debería ser similar a las de este año. Intentaremos, como siempre, que el recorrido sea nuevo. Llevamos cinco años cambiando el recorrido y buscaremos que como mínimo la columna vertebral de la prueba sea distinta. Y seguir centrando los esfuerzos en aumentar los inscritos.

La navegación, ¿continuará con el peso que ha tenido durante esta edición?

No aumentará. Al final es una carrera de mountain bike, seguirá habiendo navegación, pero en la medida que ha habido estos años. Es complicado, porque la carrera cada vez va más deprisa y es difícil navegar a esas velocidades. Creo que es una de las pocas carreras de este tipo en todo el mundo que mantiene el road book, y lo vamos a seguir manteniendo, pero el componente de navegación seguirá al mismo nivel que en las dos últimas ediciones.

En el plano competitivo, el año pasado ya se notó un aumento de la velocidad en la cabeza de carrera, y este año ese incremento ha sido aún mayor. ¿Os esperabais que ese ritmo entre los primeros o os ha sorprendido?

Sorprender sorprende porque se va realmente muy rápido, pero tenemos claro que la gente que viene cada vez tiene más nivel. Hay un grupo delante de mucho nivel y es lógico que vayan rápido. Incluso la cola de la carrera es cada vez más rápida si la comparamos con las primeras ediciones. Sin olvidar que la carrera está abierta a todo el mundo que entrene y tenga un nivel mínimo de mountain bike. Para la mayoría el objetivo es terminar y vivir una experiencia personal, y eso nunca lo olvidaremos.

El porcentaje de participantes que logran acabar la carrera, a pesar de que este año la carrera ha sido más dura, ¿se ha mantenido?

Sí, ha habido un 12% de abandonos, que es más o menos lo que pasó en años anteriores. Salvo en el 2008, que abandonó mucha más gente y llegamos a más del 30%. Pero aquel año las condiciones climatológicas fueron peores que estos años, con mucho calor en una de las etapas y fue la que aumentó los abandonos.
Pero con los horarios de cierre de control que tenemos y el clima que nos hemos encontrado lo normal es estar entre el 10 y 15% de abandonos.

¿Habéis podido gestionar bien el aumento de inscritos?

A nivel logístico creo que ha estado bien organizada. No se nos han ido de las manos los más de 339 participantes. Hemos ganado en comodidad en los campamentos al ser las jaimas de tres personas. Al restringir la variedad de la comida hemos disminuido mucho los problemas intestinales, que fueron el gran problema de 2009. Quiero decir, que aunque siempre se puede mejorar, se ha gestionado bien.
Hay sitio para más, el desierto acepta a más gente, aunque estamos en la franja para llegar al objetivo de los 500 inscritos, y al acercarnos a ese número si que habrá que crecer en los campamentos, vehículos, quizás un segundo helicóptero…. son cosas a plantearse que vendrán acompañadas del aumento de inscritos.

A nivel personal, que sensación te ha dejado la carrera.

Estoy muy contento y orgulloso del trabajo de todo el equipo. A nivel personal me voy con buen sabor de boca. Hemos empezado a trabajar antes que nunca en la edición del año siguiente. Da gusto ir a correr alguna de las carreras que corro y que oigas hablar sobre la Titan Desert a gente que jamás pensé que hablaría de ella. Es un orgullo y deja buen sabor de boca.
Creo que ha sido la edición más dura de todas. El recorrido era un gran recorrido y espero que siga en la misma trayectoria.

Te puede interesar