Portada Noticias Productos Tests Vídeos Rutas Ofertas Contacto Buscar
ESMTB.com - mountain bike

Volcat
  • |
  • 24 de Marzo de 2010

Conociendo la Cape Epic

Después de las primeras 4 etapas, ya tenemos asimiladas la rutina diaria de la Cape Epic.El día a día es más o menos así. Por la mañana, a las 5 de la mañana (sí, sí, las 5 AM!!!) tocan diana y hay que levantarse. A desayunar, a mirar que la bici esté bien, a cambiarse, […]

Pedales Look

Andalucía Bike Race

Después de las primeras 4 etapas, ya tenemos asimiladas la rutina diaria de la Cape Epic.El día a día es más o menos así.

Por la mañana, a las 5 de la mañana (sí, sí, las 5 AM!!!) tocan diana y hay que levantarse. A desayunar, a mirar que la bici esté bien, a cambiarse, y si toca cambio de campamento, a dejar la bolsa hecha y llevarla al camión.

A las 6:30 vamos a la parrilla. Un lujo poder salir codo con codo con los pros, y sobre todo aquí, donde la mayoría están en una ambiente mucho más distendido y menos tenso que en las carreras de XC.

A las 7, y después de que el genial speaker haya animado a todo el público de meta, se da la salida. Y por delante 3, 4, 5, 6 o las horas que le hagan falta a cada uno para completar su recorrido. Por el trazado, siempre suele haber 3 avituallamientos. Serviditos con un poco de todo, aunque últimamente me estoy  inflando a gominolas cuando paramos.

Los avituallamientos son un punto de inflexión en muchos casos. Llegas en un grupo de 6-7 equipos (lo que son 12-14 corredores). Hay un servicio (de pago) que pone la organización, mediante el cual les das los bidones a la salida y te los tienen preparados en el avituallamiento. Los que lo tienen, cambian, cogen algo de comer y palante. Entre el resto está la mini batalla gula de llegar cuanto antes al avituallamiento, llenar los bidones lo más rápido posible, comer algo y continuar. Ah! y el inevitable paso de re-engrasar un poco la cadena. Estamos tragando una de pistas con arena…

Al llegar a meta, y dependiendo del estado en el que llegues, te tiras muerto en la hierba de meta, o si llegas fresco  vas directo a tomar una Coca-cola (lo único fresco que suele haber en meta.. a mi no me gusta y estos días voy a reventar de tanto  beberla!).

Un chico viene, te coge la bici, se la lleva, la lava, la deja en el parking de bicis, en su posición numerada, y cuando han acabado te llega un SMS al teléfono diciéndote que ya está lista y deseándote suerte para el siguiente día.

Tras eso, a buscar tu tienda, una ducha recuperadora (las duchas, en un camión, están genial!) y a comer lo que te dan en meta. Poca cosa generalmente, quizás uno de los pocos fallos que le veo a la organización.

A partir de ahí, horas y horas para comentar la jugada, pasear, conocer gente, etc… a disfrutar el campo base de la carrera!

A las 6 de la tarde se abre la cena. Y yo, como mucho, a las 9 de la noche estoy en la cama… que el día siguiente vuelve a tocar madrugar!

De la etapa de hoy, por nuestra parte, ha seguido un guión similar a la anterior. Al principio colocados en un buen grupo, pero Raúl tiene un bajón en la parte intermedia y perdemos posiciones hasta que vuelve a encontrar su ritmo y acabamos remontando algo.
Hoy además, se ha sumado una avería en uno de sus pedales… suerte que es mecánico y lo ha podido solucionar, porque si me pasa a mi me toca ir con una pata hasta meta!

El recorrido, últimamente no me acaba de convencer. Salvo el 2º día, el resto está siendo muy machacón para el cuerpo y con pocas zonas de disfrute biker.

Ahora hace un viento impresionante… pobres los que estén aún en carrera!

Mañana toca día de descanso. Bueno en realidad no… toca la crono… pero después de los 120km de ayer o los 89km de hoy, los 27 de mañana suenan a paseo.

Publicado por Ismael Ventura

Te puede interesar