Portada Noticias Productos Tests Vídeos Contacto Buscar
ESMTB.com - mountain bike
Cambrils Cambrils
Sportful

¿Cómo podrían ser las primeras carreras?

Es momento de empezar en pensar en los primeros eventos de MTB que se sitúen en el calendario. Son los que más difícil lo tendrán para cumplir las normas más estrictas que, esperamos, se relajen con el paso del tiempo hasta llegar a ser lo más próximas posibles a la época pre-confinamiento

Salida

Es el momento de plantear el escenario para el posible retorno de competiciones y evento con medidas excepcionales como en otros sectores

Es evidente que las primeras pruebas que se celebren tras el parón forzado por la pandemia de coronavirus contarán con medidas excepcionales surgidas de las normas aplicadas en este periodo. Igual que muchos otros sectores frenados en seco por las situación actual, el mundo de los eventos deportivos, y en concreto las organizaciones de eventos deportivos, ya piensan en medidas que hagan factible la disputa de competiciones lo antes posible. Se trata de propuestas e ideas que se podrían barajar a la hora de reprender el camino con este tipo de eventos que también van asociados a su propia industria con empresas y trabajadores empleados por ella.

Continúa tras los patrocinadores



La procedencia de los participantes es un elemento vital en las primeras competiciones que quieran celebrarse. Realizar una prueba de ámbito local sería mucho más seguro que una internacional

El primer factor a tener en cuenta es la procedencia de los participantes en un evento. No cabe duda que los eventos más complejos de sacar adelante serán aquellos que cuenten con participación internacional. Ahora mismo la libre movilidad entre países está completamente bloqueada y no hay fecha prevista para volver a establecerla por completo. Garantizando solo la participación de deportistas de un mismo país, o incluso de una misma región, podría suponer una garantía de reducción de opciones a la hora de propagar el virus por diferentes territorios.

En lo que a la propia estructura de las competiciones se refieren los esfuerzos irían destinados a minimizar al máximo los puntos de aglomeración de personas. En el caso del MTB este camino es más sencillo que en otras disciplinas como el ciclismo de carretera, especialmente en su vertiente cicloturista. Las pruebas de MTB ya suelen buscar, por si solas, evitar las aglomeraciones de gente en el desarrollo de las pruebas para evitar los temidos tapones en los senderos. Además, los recorridos de MTB no suelen ser propicios para la formación de grandes grupos de corredores, salvada excepción de carreras completamente por pistas. Las aglomeraciones se producen, principalmente, en el antes y el después de la prueba.

En la fase previa a la competición se debería establecer un sistema de entrega de dorsales que garantizase que no se producen las habituales concentraciones de participantes. Unas mayores franjas horarias para recogerlos o incluso una hora asignada para cada corredor para recoger su dorsal de forma que se hagan las entregas de forma programada y ordenada. Además de mantener la distancia social en los recintos habilitados para esa tarea.

Continúa tras los patrocinadores

Galfer
Tijas telescópicas PRO
Alpinestars - Selle Italia
Bollé
Ruedas Progress
Northwave
Scott
KTM Scarp 2020
Lefty Ocho

Replantear los avituallamientos parece un paso imprescindible. Incluso el sistema de salida de las pruebas

En carrera los avituallamientos son el punto donde más gente se congrega. La solución rápida pasaría por su completa eliminación. Cualquier otra fórmula supondría la parada de participantes que podría acabar generan aglomeraciones rápidamente. Lo que suele pasar habitualmente en los puntos de asistencia. A ello habría que añadir las medidas sanitarias que permitiesen solo entrar en contacto con la comida que cada participante necesitase. Nada del estilo «buffet libre» de los avituallamientos actuales.

Las salidas son el punto más conflictivo. Donde todos los usuarios se congregan a la vez en un mismo punto. Aquí el camino serían las salidas escalonadas por grupos reducidos, salidas divididas para las diferentes distancias propuestas o incluso por categorías dentro de cada una de ellas. Eso sí, la vertiente competitiva se vería seriamente dañada en caso de carreras donde la salida no fuese conjunta, entrando en juego multitud de factores externos que influyesen en el resultado final. La única forma de elaborar una clasificación sería tomando el tiempo real de cada participante, pero los condicionantes a la hora de adelantar a corredores de otros grupos de salida, estado del terreno en función de tu hora de paso o coincidencia con otros participantes de diferente nivel en tramos sin opciones de adelantar harían que las pruebas se desvirtuasen en gran medida en lo que al resultado final se refiere.

La salidas podrían escalonarse por grupos reducidos, por categorías, distancias… de forma que se evitase una gran salida en grupo

Una vez en meta se trataría de evitar que los participantes se agolpasen en la zona de llegada en parte desincentivando algo que suele ser clave para el disfrute de este tipo de eventos. Las relaciones sociales post-carrera, los avituallamientos en meta o comidas en grupo e incluso las ceremonias de premiación. Incluso algo tan simple como una zona de duchas para después de la competición debería replantearse de forma completa o simplemente eliminarse.

Es evidente que las primeras pruebas que intenten situarse en el calendario deberán afrontar las medidas más estrictas y la mayor complejidad organizativa. La esperanza es que el paso del tiempo, cuanto menos mejor, ayude a implantar una normalidad lo más cercana posible a la normalidad pre-coronavirus.

Te puede interesar