Portada Noticias Productos Tests Vídeos Rutas Ofertas Contacto Buscar

Catalunya Bike Race
  • Tests
  • |
  • 2 de Septiembre de 2012

Bidón y portabidón Vincero Design

Una solución tan revolucionaria para uno de los elementos más cotidianos y sencillos de nuestra bicicleta. Probamos el portabidón "invisible" de Vincero Design

A veces en los componentes más comunes, los más tradicionales, es donde podemos encontrar las mayores innovaciones, o las soluciones más originales. Un bidón con un imán que se une al cuadro a través de un pequeño enganche también imantado. Una solución limpia y sencilla que se nos podría haber pasado por la cabeza a cualquiera, pero fueron los estadounidenses de Vincero Designs, compañía situada en Boulder, Colorado, los que pensaron que podrían revolucionar un accesorio tan habitual y cotidiano con su idea.

Perfecta construcción

Su sistema consta, como es habitual, de dos componentes. Uno es una pequeña pieza que se sitúa en el lugar del tradicional portabidón y que desempeña su misma función, mantener sujeto el bidón al cuadro. Una pieza pequeña, que una vez montada pasa prácticamente desapercibida. La otra un bidón que cuenta con una hendidura que encaja a la perfección con el soporte instalado en el cuadro. Un imán de tierras raras (quien nos iba a decir que íbamos a llevar en nuestra bicicleta algo con ese nombre) es el componente clave que hace que el bidón se pegue, literalmente, al soporte, quedando firmemente enganchado a él.

El soporte del cuadro, llamado edge16, fue bautizado así por su peso anunciado de 16 gramos, aunque en nuestra báscula ha pesado 22 gramos incluyendo los dos tornillos que vienen para su montaje. Es discreto, muy bien acabado y el portador del potente imán que da vida al sistema.

 

El bidón destaca también por su calidad de construcción y detalles. Un diseño atractivo en el que sobresale el funcionamiento de su válvula. El bidón no cuenta con boquilla que tengamos que abrir y cerrar a mano para beber. Dispone de una apertura “automática” cuando presionamos el bidón. Mientras no lo hacemos el bidón permanece cerrado y sin pérdidas de líquido. El tapón es roscado, y por sus formas lisas, su limpieza interna es sencilla. Cuenta con unas pequeñas muescas en su cuerpo que nos facilita cogerlo en la posición ideal y el apretarlo para que salga el líquido. En una de sus caras cuenta con la hendidura que hace que encaje con el soporte edge16.

Hay dos versiones del mismo. El stratus20 (con una capacidad de 591ml) y el stratus24 (de 710ml). El bidón en si es compatible con un portabidón tradicional y está realizado en un material que no cogerá sabores o olores. El peso del modelo stratus20 es de 80 gramos, lo que deja el conjunto completo en 102 gramos.

Ventajas evidentes

Las ventajas del sistema son muchas más de las que podríamos esperar para un componente tan común. Una de las principales es la posibilidad de usarlo en cuadros pequeños o dobles suspensiones en las que un portabidón tradicional no tiene sitio o resulta muy complicado poder sacar y meter el bidón. Con la solución de Vincero Design cualquier lugar que tenga las medidas para acoger un bidón es susceptible de llevarlo porque podemos retirarlo y devolverlo al soporte sacándolo de forma lateral sin complicación alguna.

En el apartado estético es también, sin discusión, la forma más limpia de llevar los bidones, y una vez retirada la botella los soportes pasan prácticamente desapercibidos.

Para otras modalidades, como puede ser el ciclocross, donde se compite sin bidón, también abre nuevas posibilidades, puesto que podemos emplear el sistema para entrenar o calentar con nuestro bidón, y al retirarlo tener el cuadro completamente libre de obstáculos para echarnos la bicicleta al hombro. Las bicicletas de triatlon, y sus complicados soportes portabidón de algunos modelos, también pueden ser un escenario ideal para el sistema.

¿Resiste?

Pero pensando en el mountain bike, ¿el bidón aguanta en su lugar? Tras varias salidas con él no hemos tenido ninguna pérdida del bidón, y como podéis ver en el vídeo (donde se emplea el stratus24) parece que las caídas no son especialmente probables.

Tan solo nos tenemos que habituar a ubicar el bidón en una posición concreta, pero las ranuras de las que dispone para cogerlo ya hace que lo extraigamos en una pose correcta y que su vuelta al soporte sea muy intuitiva.

¿Inconvenientes? El evidente, y es que el sistema sólo puede funcionar con sus propios bidones.

El precio es de 38€ para el soporte y 9€ para el bidón.

Te puede interesar
Comentarios
comentarios powered by Disqus