Niner Air 9 RDO
Scott Spark
Sportful
Skoda Gran Fondo Priorat
Publicado el 15-9-2016
Menos peso, más espacio para su diseño, infinidad de ajustes, adiós al cierre de sillín... ¿una pequeña revolución?

Las tijas telescópicas son un componente que se ha ido popularizando cada día más.

Del enduro al XC, parece que no hay segmento que no quiera beneficiarse se sus ventajas. Incluso el ciclocross o la carretera están empezando a hacer sus experimentos con ellas.

Lo que está claro que, tarde o temprano, una buena parte de bicicletas de MTB de gama media y alta irá equipadas con ella. Independientemente de si son para enduro, trail o bike-maraton.

Con ello en mente cada día aparecen nuevas propuestas dispuestas a hacerse con un hueco en este segmento. Eightpins es una recién llegada, pero lo hace con una idea que puede abrir un nuevo camino para las tijas telescópicas.

Su concepto básico es integrar la tija telescópica con el cuadro. De entrada se consigue una sujeción más firme de la tija, además de ventajas en su diseño que la hacen más ligera.

La flexibilidad del sistema es total. El tubo de la tija es de 480mm y se puede acortar para dejarlo a nuestra medida exacta. Además nos despedimos del cierre de sillín, puesto que todo el sistema de fijación de la tija queda integrado en ella. No hay posibilidad de movimientos indeseados o de que se afloje. Su fijación es a través de un eje pasante que se integra en el cuadro, algo similar a lo que hacemos con los ejes pasantes en las ruedas. Es la clave para decir adiós al cierre de sillín, lo que conlleva también beneficios en el diseño del cuadro.

El diámetro de la tija es más amplio gracias a su integración, siendo de 33mm, lo que permite construir las partes internas con mayor espacio. Todo es más seguro y diseñado con más posibilidades gracias a la libertad que permite la integración con el cuadro.

Integración en el cuadro de la tija telescópica Eightpins

Integración en el cuadro de la tija telescópica Eightpins

eightpins2
 
eightpins3
 

Lógicamente el sistema está a salvo de la suciedad externa y queda totalmente protegido. La fricción de su movimiento también queda reducida.

Gracias a sus ajustes siempre podremos bajar el sillín al máximo que permita el cuadro (mientras el recorrido no pase del límite de recorrido de la tija) independiente de la altura de sillín que llevemos. Es decir, podremos dejar el sillín siempre “tocando el cuadro”.

También se puede ajustar el recorrido de la tija, así la podemos adaptar a diferentes estilos de conducción. Por ejemplo, en uso XC no se buscan tanto recorrido al bajarla. Hay opciones de recorrido desde 150mm, 180mm, 200mm y 220mm de recorrido máximo. A partir de ahí siempre podemos limitarlo a menos.

Tija telescópica Eightpins

Tija telescópica Eightpins

Estas son las opciones de recorrido y peso:

recorrido 150mm 180mm 200mm 220mm
peso 430g 470g 510g 550g
talla S M L XL

En cuanto al peso, incluyendo mando remoto en el manillar, la opción más ligera quedaría en 459 gramos todo el conjunto. Es un 27% más ligera que la misma combinación hecha con una tija RockShox Reverb (es decir, ahorras 167 gramos).

Por el momento Liteville es la primera marca que ha hecho un modelo de cuadro con este sistema de tija telescópica de Eightpins integrada. ¿Será el futuro?

Fijación en el cuadro con un eje pasante de la tija telescópica Eightpins

Fijación en el cuadro con un eje pasante de la tija telescópica Eightpins

Comentar noticia

comentarios powered by Disqus