Ruedas Progress MTB - XCD-CB Plus
Liquidación cuadros Niner
Sportful
Scott Spark
Publicado el 25-5-2016
El análisis de los 110 metros de sprint en los que Schurter remonta y supera a Absalon

El aparentemente ajustado sprint por la victoria entre Nino Schurter y Julien Absalon ha servido para todo tipo de especulaciones sobre por qué el suizo gana y las ventajas de llevar un material u otro.

Las batallas entre ambos suponen un choque frontal entre extremos opuestos, tanto en lo material como en lo físico. Por un lado la explosividad y fuerza bruta del suizo, capaz de romper carreras desde el primer metro de competición, contra el ritmo y estilo de menos a más del francés. Las enormes habilidades técnicas del suizo frente al perfil técnico más tradicional de Absalon (que ha mejorado muchísimo en las últimas temporadas).

nino_schurter

En cuanto al material, el choque es aún más grande. 27,5″ contra 29″. SRAM contra Shimano. Cable contra electrónico.

Pero querer extrapolar esas diferencias al resultado del sprint de Albstadt es hacer un ejercicio imaginativo de altos vuelos.

La recta de meta de Albstadt es muy larga, toda sobre asfalto, pero la línea de salida/meta se sitúa prácticamente a su inicio, para poder tener una larga recta de salida que de cabida a los cerca de 150 bikers que tomaron la salida. Con ello, la distancia entre la última curva y la línea de meta es de apenas 110 metros.

albstadt_circuito

Una última curva que este año era más abierta y se encontraba en mejores condiciones que nunca, pudiendo entrar a la recta de meta a velocidades de entre 25 y 30km/h (datos fáciles de comprobar viendo las actividades de la carrera de diferentes corredores punteros subidas a Strava).

sprint_albstadt

Absalon y Schurter recorren esos 110 metros en 9 segundos durante su espectacular sprint. Supone una media de 44km/h para esos 110 metros. Teniendo en cuenta que entran a unos 30km/h es probable que su velocidad punta en el sprint estuviese entorno a los 48-50km/h.

Aunque no pudimos comprobar que plato llevaba exactamente Julien Absalon el día de la carrera, las jornadas previas montaba un 36. En combinación con un piñón de 11 dientes, y sabiendo que empleaba una 29er con neumático RaceKing de 2.2 podría rodar a 50km/h con una cadencia de 96rpm. Cadencia que, por las imágenes, iguala o supera durante el sprint. Otro tema sería saber si el francés esprinta con todo el desarrollo o si no llega a poner el piñón pequeño. Pero sobre el papel tenía desarrollo suficiente para rodar a la velocidad necesaria para no verse superado. Sobretodo cuando partía con ventaja en un sprint tan corto.

Obviamente, y a pesar de las ruedas 27,5″ que a igualdad de desarrollo exigen una mayor cadencia para rodar a la misma velocidad que una 29″, el rango de velocidades del SRAM Eagle, especialmente por su piñón pequeño de 10 dientes y el grande de 50 dientes que permite usar un plato mayor (un gigante 38 en el caso de Schurter), puede suponer una ventaja en estas situaciones.

sprint_albstadt2

Lo más importante, no es un sprint ajustado, es una exhibición de Schurter

Datos técnicos aparte, lo más importante es saber apreciar que el sprint, a pesar de tener un final relativamente ajustado (media bicicleta a favor del suizo) demuestra una enorme superioridad de Nino Schurter. Sólo así es posible salir detrás de Absalon (no especialmente pegado a su rueda) y ser capaz de remontarlo, superarlo y sacarle media bicicleta en apenas 110 metros de distancia.

La realidad es que Absalon se jugó la carrera en el terreno de Schurter, el sprint. Incluso contando las veces que han llegado al sprint en la recta de meta en pruebas que no fuesen de la Copa del Mundo, el francés prácticamente nunca ha sido capaz de superar al suizo en los metros finales. Poco ha tenido que ver el material en este desenlace y mucho las condiciones específicas y físico de cada corredor para que se diese esa resolución de carrera.

sprint_albstadt3

Comentar noticia

comentarios powered by Disqus