Ruedas Progress MTB - XCD-CB Plus
Club La Santa 4 Stage Mountain Bike Race
Powerbar Recovery 2.0
Chain Reaction Cycles - Rebajas Enero
Publicado el 23-5-2016
En una nube, igual que su compañero Pablo Rodriguez, 9o: "estoy tan contento que no casi no siento el cansancio de la carrera"

La segunda prueba de la Copa del Mundo de MTB celebrada en Albstadt deja dos nuevos top10 para el MMR Factory Racing Team, que se suman al logrado por Carlos Coloma en la inaugural de Australia. En esta ocasión, han sido David Valero (8º) y Pablo Rodríguez (9º), los que reivindicaban su puesto en el MTB internacional, firmando una actuación sobresaliente aunque no inesperada.

Con la clasificación para Río aún por decidir, todos los corredores sabían que la prueba de Albstadt era una cita con una importancia especial. Así lo manifestaba David Valero antes de viajar a Alemania. Que el top10 estaba en sus piernas era algo que nadie dudaba, pero para que terminase de salir era necesaria una carrera limpia desde el inicio.

valero_albstadt

Y así lo hizo. Todo salió esta vez según lo programado. Ya cerca de los 20 primeros en la primera vuelta, David Valero podía medirse de tú a tú con los mejores corredores, sin necesidad de remontadas ni tráfico excesivo. La falta de experiencia, o las parrillas retrasadas van carrera a carrera dejando de ser un obstáculo. Paso a paso, Valero se ha ido asentando y cogiendo la confianza necesaria para afrontar una Copa del Mundo con mucho respeto, pero sin miedo a nadie. Tanto en la prueba de Australia como en el Campeonato de Europa, había dejado destellos de su talento y su momento de forma, pero sus carreras habían quedado deslucidas por varios problemas. Ayer, por fin, salía a relucir lo que llevaba dentro. Todo el trabajo de los últimos años y de los últimos meses. Un octavo puesto en una Copa del Mundo que es el mejor puesto de un español en lo que va de temporada, y que lo coloca, además en la novena posición de la general de la Copa del Mundo. Al término de la prueba, el corredor granadino declaraba, emocionado que “tengo la piel de gallina y no se me quita. Apenas puedo creerme lo que acabo de hacer. Sabía que podía estar delante, pero no acababa de salir, y hoy por fin ha ido todo perfecto. Estaba muy mentalizado en hacer una buena salida. No he perdido puestos y he podido ir en buenos puestos desde el inicio, pero además me he encontrado muy fuerte y he ido adelantando puestos vuelta a vuelta. Sobre todo me he notado muy bien en la parte final, ganando posiciones cuando las fuerzas de los demás comenzaban ya a flaquear. Para mí es una alegría enorme este octavo puesto, y quiero aprovechar para dedicárselo al equipo por haber confiado en mí y darme esta oportunidad, y a todos los miembros del staff que día a día están ahí detrás pendientes de todo”.

Y si brillante ha estado David Valero, no lo ha estado menos Pablo Rodríguez. En su segunda Copa del Mundo en la categoría élite, el gallego se ha metido ya entre los 10 primeros. Un pinchazo le impidió intentarlo en Australia, pero esta segunda oportunidad no la ha dejado pasar. El año pasado, los tiempos por vuelta de Pablo en sub23 parecían indicar que era posible estar entre los mejores élite, pero estas “reglas de tres” no sirven de nada sobre el papel. Plasmarlo en carrera es siempre más complicado, pero Pablo parece no tener límites. Su remontada de ayer es digna de enmarcar. Una salida retrasada, llegando a rodar sobre el puesto 50º en la primera vuelta, no hacía presagiar una buena actuación, pero el ritmo de Pablo estaba muy por encima de esos puestos. Saltando de grupo en grupo con una facilidad pasmosa, Pablo entraba en la última vuelta ya entre los 15 mejores. Pero aún quedaba toda una vuelta de infarto por delante. Y en este último giro, solamente Nino Schurter y Julien Absalon (enfrascados en una encarnizada lucha por la victoria que no se decidió hasta la propia línea de meta) fueron más rápidos que el corredor de MMR. Una última vuelta espectacular con la que Pablo alcanzaba la novena plaza, a solo dos segundos de su compañero de equipo.

Estoy muy muy contento, tanto que casi ni siento el cansancio de la carrera. He salido muy atrás, y hasta la tercera vuelta no he tenido terreno libre. Había muchas zonas complicadas para adelantar, e iba perdiendo bastante tiempo. Pero una vez que he tenido el terreno despejado he sido realmente consciente de que llevaba un ritmo muy bueno. He ido adelantando gente y pasando de un grupo a otro, con unas sensaciones increíbles. La última vuelta la he hecho a tope remontando todo lo posible y he ganado otros cuatro puestos, hasta llegar al noveno. Es una gran alegría porque el último mes ha sido muy duro. La temporada empezó muy bien, pero al llegar las carreras importantes llegó también la mala fortuna y las cosas no acababan de salir, pero este resultado lo compensa todo y hacer que el sufrimiento de estas semanas haya merecido la pena. Es mi segunda Copa del Mundo élite, y estar en el top10 es maravilloso. Ahora pienso ya en el próximo domingo, y en tratar de realizar otra buena carrera y de seguir asentándome en la categoría”. Siempre prudente, Pablo no echa las campanas al vuelo por este resultado, pero lo cierto es que día a día el gallego deja claro que hace tiempo que ha dejado de ser una promesa y que es ya, por derecho propio, uno de los grandes del MTB mundial.

Quienes no tuvieron el mejor día en Alemania fueron Carlos Coloma y Catriel Soto, 25º y 35º en meta, después de haber estado entre los mejores en Australia. Coloma declaraba que “desde el principio he tenido algunos problemas y tapones, quedando retrasado y después lo cierto es que no tenía las piernas para remontar. Me he equivocado también con la elección de neumáticos y con todo ello no he podido repetir el resultado de Australia. Quizás hemos acusado un poco el cansancio de las últimas semanas, pero ahora tenemos una semana por delante para recuperar bien y estar a tope para Francia. A pesar de todo, hoy es un día para estar muy contento porque como equipo hemos realizado otra gran carrera, con dos top10 y siendo terceros por equipos, algo que es importantísimo y muy complicado”.

En términos similares se expresaba Catriel Soto que, tras ser 11º en Australia, debía conformarse en Albstadt con el puesto 35º, aunque solo un pinchazo en la parte final le alejaba de pelear por estar entre los 25 mejores. “La carrera ha sido muy dura, en un circuito que nunca se me ha dado bien, pero la verdad es que termino contento con el resultado. Me he notado algo cansado en carrera, pero he podido realizar una buena carrera y aunque he perdido unos cuantos puestos por el pinchazo, creo que es un buen resultado. La próxima semana intentaremos volver a estar de nuevo más adelante en La Bresse”.

Comentar noticia

comentarios powered by Disqus