Scott Marathon by Taymory
Sportful
Ruedas Progress MTB - XCD-CB Plus
Niner Air 9 RDO
Publicado el 21-1-2016
El CEO de uno de estos proyectos explica que los ciclistas muchas veces nos respetan ninguna norma

Qué los coches sin conductor están cada día más cerca es algo que salta a la vista. Actualmente hay una dura carrera entre diferentes fabricantes para completar la tecnología que sea capaz de hacer realidad los coches sin conductor. Desde Google a Apple, pasando por buena parte de los fabricantes tradicionales de vehículos. Todos quieren ser los primeros en golpear en un nuevo sector, que necesitará también de nuevas normativas.

Por ahora, cientos de estos vehículos circulan en modo de pruebas. Uno de ellos, el que han puesto en marcha el consorcio entre Renault y Nissan. En total tienen planeado crear 10 coches diferentes con esta tecnología, que se irán probando en los próximos 4 años.

Mientras la normativa no lo permite, los fabricantes empezarán a introducir cada vez más medidas que hagan que los vehículos sean más y más autónomos. Muchas de ellas verán la luz en 2017, y el plan es que en 2020 puede lanzarse al mercado el primer coche autónomo de la historia.

Para ello el software y la tecnología que haga realidad esta hazaña de la ciencia se encuentra con un gran problema. El que está resultando más difícil de solventar. No se trata de los atascos, los frenazos ni la circulación por ciudad. Son los ciclistas. Los programas que gestionan la conducción de los vehículos tienen enormes problemas para identificar el comportamiento de los ciclistas, que a veces interpretan como peatones y otras veces como vehículos.

Carlos Ghosn es el CEO de la alianza Renault-Nissan y explica estas dificultades para hacer convivir a los coches autónomos y los ciclistas. “El principal problema ahora mismo son las personas con bicicletas. El coche se confunde con ellos en algunas situaciones.” Además, el propio Ghosn suelta algunas perlas sobre este colectivo durante la entrevista que le han realizado para CNBC. “El problema es que muchas veces nos respetan ninguna norma.”

En realidad no es el único obstáculo para los coches autónomos. Las pruebas han demostrado que, en general, ante situaciones excepcionales como miembros de la policía ordenando el tráfico, animales salvajes en la calzada o condiciones meteorológicas muy adversas, siguen teniendo problemas para afrontar la conducción de forma totalmente segura, algo que explicó Volkswagen en una charla sobre este tipo de vehículos recientemente.

Comentar noticia

comentarios powered by Disqus