Scott Marathon by Taymory
Sportful
Scott Spark
Ruedas Progress MTB - MT Plus
Publicado el 21-12-2015
Actualizada para no bajar el listón, la nueva Bronson se sitúa más cerca que nunca de la Nomad. ¿Qué novedades nos ofrece?

Si tenemos que nombrar una marca de culto dentro del MTB, sin duda alguna Santa Cruz será una de las firmas que nos venga a la cabeza en primer lugar. Nacida en la población californiana del mismo nombre en 1993 su primer modelo de serie fue una doble suspensión, la Tazmon, que dejó claro que Santa Cruz Bicycles no iba a ser una marca más.

santacruz_bronson_03

Tras unos años de lanzamiento en 1999 se hacían con la patente del sistema VPP y a partir de ahí Santa Cruz no paraba de crecer, convirtiéndose en poco tiempo en una marca emblemática del MTB gracias a sus modelos de doble suspensión. Pero como se suele decir, lo difícil no es llegar a la cima, sino mantenerse. Y en Santa Cruz han sabido lidiar a la perfección con su ascensión en el mercado manteniendo sus valores y dando vida a modelos que han sido referencia en sus modalidades.

A favor Comportamiento en terreno exigente y pendientes elevadas. Seguridad global de conducción. Peso contenido. Utilidad del tramo inicial e intermedio del recorrido de suspensión trasera.
En contra Precio elevado.

La Bronson, el modelo que mejor define a la marca

La Santa Cruz Bronson se presentó en 2013 y lo hizo como el primer modelo de rueda de 27,5″ en la firma. Estableció las bases para la evolución de toda la gama Santa Cruz y estrenó mejoras en el VPP que se aplicarían a los modelos posteriores.

En la factoría de la marca no siguen los cánones de presentación de nuevos modelos anuales como las grandes firmas y la Bronson se ha mantenido inalterada, y cosechando éxitos de ventas, desde entonces. Justo hace unos meses, y cuando creían que merecía la pena hacerlo, ha lanzado la primera revisión de la Santa Cruz Bronson.

santacruz_bronson_06

Lo han hecho cuando han tenido suficientes mejoras como para que revisar un modelo que funcionaba mereciese la pena. Las novedades introducidas eran, en parte esperadas.

En cuanto a la geometría el ángulo de dirección se ha relajado en un grado y ahora es de 66º. Esto se ha acompañado de un aumento de longitud del tubo superior, pasando de 429mm de reach en talla L de la versión anterior a los 445mm de la actual. Para mantener la posición para pedalear en un lugar razonable, el ángulo de sillín pasa de 73º a 74º. Por último, la longitud de las vainas se reduce y quedan en 432mm en todas las tallas, en parte gracias a que ahora el cuadro es Boost, otra de las grandes novedades en su construcción.

santacruz_bronson_08

El único dato que la sitúa en el extremo de las geometrías de su segmento es el ángulo de dirección, especialmente relajado. Por lo demás, sus números la ubican en la zona intermedia de las geometrías de enduro y all-mountain, algo acorde al tipo de usuarios al que va dirigida, con un espectro de uso mucho más amplio que el de su hermana mayor Nomad.

En definitiva, la Santa Cruz Bronson sigue la tendencia de la industria en cuanto a geometrías para bicicletas de uso all-mountain y enduro. La nueva Bronson es un poco más Nomad que la anterior. No solo por su geometría, sino porque su bieleta superior también cambia de anclaje y ahora se fija al tubo superior como en la Nomad. Eso sí, mantiene sus 150mm de recorrido trasero.

santacruz_bronson_21

El sistema de suspensión mantiene un comportamiento muy similar a su predecesora y tiene una buena eficacia de pedaleo con transmisiones monoplato, aunque conserva el soporte para instalar un desviador delantero en caso de querer optar por dos o tres platos. Como era de esperar, tiene un completo sistema de guiado de cables interno.

santacruz_bronson_10

Mantiene detalles como los protectores integrados en la vaina de la cadena y bajo el tubo diagonal, el soporte ISCG-05 y, como en otras firmas que huyen de los crujidos del sistema PressFit, monta un pedalier a rosca. Y además podemos instalar un portabidón sin problemas, incluso usando amortiguadores de tipo “piggyback”.

santacruz_bronson_16
 
santacruz_bronson_23
 

El peso del cuadro se queda en unos competitivos 2.880 gramos.

Tiempo de diversión

Como siempre, los números y la tecnología están muy bien, pero es sobre el terreno donde el conjunto de una bicicleta tiene que demostrar su valía. Y a la Santa Cruz Bronson se le exigirá mucho, tanto por el “glamour” que desprende, como por la historia de Santa Cruz, y como no, por el precio a pagar si queremos tener una de ellas en nuestro garaje.

santacruz_bronson_12

A la hora de subir la Bronson se cumple su cometido. El sistema VPP ayuda a minimizar el vaivén de la suspensión con el pedaleo, incluso con la suspensión en modo abierto total. El movimiento está presente pero dentro de lo aceptable para un modelo de estas características. Lo que sí se agradece es la rigidez global del cuadro, algo que se percibe a la hora de pedalear en pistas o asfalto con las dos suspensiones bloqueadas.

[FOTO]42257,42256[/FOTOS]

En cualquier caso, destacar en las subidas no es lo que busca la Santa Cruz Bronson. A la hora de bajar es cuando empieza la diversión. Empleando un SAG de un 30% es el punto en el que encontramos el mejor rendimiento. El sistema VPP, que ya va por su tercera versión en Santa Cruz, combinado con las nuevas bondades del amortiguador Fox Float X Factory con cámara EVOL, permite tener una buena sensibilidad en el tramo inicial del recorrido, ideal para pequeños impactos. Con ese SAG podríamos pensar en que pronto encontraríamos topes indeseados de la suspensión en grandes golpes, pero aunque podemos encontrar el límite del recorrido, el nuevo emplazamiento de la bieleta y una vez más, la ayuda del amortiguador, permiten reducir el número de topes inesperados. En cualquier caso encontramos mejor aprovechada la parte inicial e intermedia del recorrido que no su parte final.

santacruz_bronson_07

Donde sentimos la Santa Cruz Bronson en su salsa fue en los senderos más inclinados. La nueva geometría ayuda a ello y cuando la pendiente se acentúa mantenemos una posición segura y una confianza total en las reacciones de la bicicleta. Algo similar a lo que ocurre rodando a alta velocidad, cuando los cambios de trayectoria se convierten en una maniobra intuitiva y fácil. A ello ayuda su caja de pedalier baja y, como no, su contenido peso global. Eso sí, con un pequeño lastre a pagar. La posición poco elevada del pedalier hace que la Bronson tenga cierta tendencia a tocar con los pedales en los obstáculos que sobresalen del terreno, algo especialmente perceptible cuando rodamos sobre terreno repleto de salientes (como rocas o raíces), con la suspensión abierta y a baja velocidad.

santacruz_bronson_28

Componentes que marcan carácter

La Santa Cruz Bronson viene, de serie, con un manillar de 800mm de anchura. Una auténtica locura para la mayoría de los casos. Obviamente no es una crítica, porque de cortarlos a nuestra medida siempre estamos a tiempo. Pero la idea de que cuanto más ancho es un manillar más seguridad nos da tiene unos límites. Hay que fijarse en nuestra envergadura, anchura de brazos y altura para dejar el manillar en una longitud adecuada. Un manillar excesivamente ancho es un problema a la hora de manejar la bicicleta, nos hará forzar los brazos más de lo necesario y supone un auténtico problema en senderos estrechos con árboles, precisamente uno de los terrenos en los que más probamos la bicicleta.

santacruz_bronson_18
 
santacruz_bronson_24
 

A parte de eso, el equipamiento escogido es más que acertado. La horquilla RockShox Pike RCT3 Solo Air, con 150mm de recorrido, acompaña a la perfección a la suspensión trasera. Tiene una excelente suavidad de acción y sus regulaciones son totalmente efectivas.

santacruz_bronson_17

Los frenos SRAM Guide RSC son perfectos para este modelo y nadie se podrá quejar de falta de potencia de frenado. Actúan sobre discos de 180mm. En cuanto a la transmisión, nada que objetar. SRAM X01 con plato de 32 dientes sobre bielas Race Face Turbine. Una apuesta segura.

santacruz_bronson_09

Las ruedas usan unas llantas Easton ARC27 que no mostraron síntomas de debilidad, a pesar de algún que otro llantazo al rodar con baja presión. Igualmente, los neumáticos Maxxis Minion DHR2 dan margen para dejarnos ir y cumplen en una amplia variedad de terrenos.

santacruz_bronson_25

La evolución lógica y la proximidad a la Nomad

La nueva Santa Cruz Bronson no supone ninguna revolución respecto a la anterior versión, pero recibe todas las pequeñas mejoras necesarias para que siga siendo una de las mejores opciones para los que buscan una doble de 150mm de recorrido capaz de desenvolverse con solvencia en prácticamente todos los terrenos.

Eso sí, las mejoras introducidas hacen que su carácter se acerque más que nunca al de la Nomad. De hecho, son los pequeños detalles los que diferencian a la Nomad de la Bronson, y a la Bronson de la 5010. Esto quizás haga que la Nomad evolucione en el futuro para ser un poco más radical aún. Pero por el momento ambos modelos están más cerca que nunca. ¿Qué hacer si dudas entre la Nomad y la Bronson? Escoger la Bronson. Si no tienes claro que necesitas el punto extremo y de mayor recorrido de la Nomad es probable que lo tuyo sea más la versatilidad. La nueva Bronson supone el punto de equilibrio ideal entre la más ligera 5010 y la más extrema Nomad.

En cuanto al look, tienes dos opciones, el sobrio acabado negro que hemos probado o la cantona nueva decoración Kalimotxo

Ficha técnica

Comentar noticia

comentarios powered by Disqus