Ruedas Progress MTB - XCD-CB Plus
Powerbar Energize
Scott Spark
Scott Marathon by Taymory
Publicado el 18-9-2015
¿Quiénes las ponen? ¿Por qué razón? ¿Qué hacer si te encuentras con una? Salir a la montaña ya no es tan seguro como pensamos

El fenómeno de las trampas para ciclistas en la montaña, o simplemente para cualquier usuario de caminos rurales, ha ganado un alarmante protagonismo en los últimos meses. Quizás por una mayor cobertura y difusión de este tipo de hechos las trampas en la montaña se han convertido en una preocupación para las personas que acuden al monte a practicar deporte y especialmente para los que lo hacemos sobre una bicicleta, especialmente expuestos a estas trampas por la poca protección que tenemos y la mayor velocidad de paso respecto a caminantes.

trampas

¿Es necesario cambiar la legislación?

La legislación actual no recoge ningún apartado específico para este tipo de acciones en la montaña, y hay que remitirse a normativa más general para encontrar qué podría pasarle al responsable de colocar una trampa de este tipo desde un punto de vista legal.

El panorama no es muy halagüeño y en principio, si alguien resulta herido por una ellas y el responsable es localizado se le podría imputar un delito de lesiones por imprudencia. En caso de fallecimiento del accidentado se podría intentar imputar un delito de homicidio en grado de tentativa aunque este extremo, según se ha consultado, sería muy complicado de lograr.

De esta forma, es evidente que la legislación debe adaptarse a las nuevas amenazas que surgen, y una actualización de la misma para reflejar de forma concreta estas acciones y asignar penas concretas más duras que mitiguen las ganas de actuar de las personas que optan por situar trampas en la montaña, es algo que debería llegar cuanto antes.

¿Quiénes las colocan?

Ningún colectivo ha sido marcado de forma clara como responsable de las trampas para ciclistas. Aunque muchos casos puntuales arrojan una idea sobre quiénes y por qué pueden llegar a actuar así.

Se conocen casos de trampas situadas en zonas de caza, teóricamente por cazadores, que ven como el resto de usuarios, especialmente ciclistas y motoristas, ahuyentan a sus presas.

También se han dado casos de propietarios de zonas forestales molestos por el paso de otros usuarios por senderos próximos a su propiedad.

¿Qué tipo de trampas?

Lo más habitual son cables atravesando el camino sin señalizar, ya sean de acero, nylon u otro material. Es el caso de la trampa que parece ser propició la muerte de un ciclista recientemente en el peor episodio de este tipo de accidentes. También tables escondidas en el suelo con clavos, que no solamente dañarán a ciclistas o motoristas, sino a cualquier persona que pase caminando por la zona y la pise sin darse cuenta.

En otros casos se dedican a obstaculizar el camino con montones de ramas o piedras, como fue el caso de la trampa en un recorrido habitual de DH en Galicia, que acabó con un rider con lesiones medulares irreversibles.

¿Qué hacer si encontramos una trampa?

Si vamos por el monte y nos encontramos una trampa debemos, en primer lugar, señalizarla de alguna forma para evitar que ocasione daños. Se recomienda quedarse en el lugar y avisar a las autoridades competentes (que variarán en cada región) y no tocar la trampa para que una vez lleguen las autoridades pueden comprobar cómo estaba colocada y dónde. Y siempre denunciar el hecho, que es la manera de abrir una investigación oficial al respecto.

En los últimos meses diferentes cuerpos se seguridad han difundido en las redes sociales mensajes sobre consecuencias de colocar este tipo de trampas y desde estos mismos cuerpos se está trabajando de forma más concreta para intentar aislar y erradicar un problema que afecta especialmente a los practicantes del MTB.

Comentar noticia

comentarios powered by Disqus