Portada Noticias Productos Tests Vídeos Contacto Buscar
ESMTB.com - mountain bike
RockShox SID RockShox SID
Scott Spark RC

KOM Cycles

Tija telescópica Fox Transfer SL

Ironman gana contra una demanda colectiva por su política de no devolución del dinero

Ironman ha ganado en una demanda a la que se enfrentaba por su política de no devolución del dinero cuando los eventos se suspenden por fuerza mayor. La Absa Cape Epic, que también es suya, aplicó el mismo sistema

Cape Epic

Con la Absa Cape Epic actuaron igual y la política de no devolución también se aplicó

Ironman se ha enfrentado a una demanda colectiva contra su empresa por parte de un grupo de participantes inscritos en sus pruebas y que vieron como los eventos se cancelaban a causa de la pandemia y ellos se quedaban sin devolución de su dinero. Es algo que estaba reflejado en las condiciones de participación cuando se apuntaron pero contra lo que han ido cuando han visto como esa cláusula se ponía en uso. ¿Qué hace una noticia centrada en una empresa de triatlon en ESMTB? Ironman es la propietaria de la Absa Cape Epic y la prueba sudafricana fue de las primeras en tener que suspenderse con la llegada de la pandemia. Y la organización procedió de la misma forma, ofreciendo alternativas para participar en otros años pero nunca devolviendo el dinero.

Continúa tras los patrocinadores



Lo que empezó como una demanda individual se convirtió en demanda colectiva

La política de no devoluciones de Ironman y sus carreras es algo que ya existía desde hace tiempo, pero que cobró especial relevancia cuando la mayoría de sus eventos de 2020 fueron cayendo del calendario o cambiando de fecha a causa de la pandemia. Fue entonces cuando los participantes vieron que no tenían opción de recuperar su dinero. Es algo que aceptaron al inscribirse a las pruebas, pero que, o bien no leyeron en el momento que lo aceptaban o bien consideraban abusivo.

Uno de los damnificados en USA presentó una demanda por ello. En ella alega que, además de la inscripción, él ya había incurrido en otra serie de gastos que no podía recuperar y que la organización actuaba sin ninguna sensibilidad hacia sus participantes. Lo que empezó como una demanda puntual, acabó siendo una demanda colectiva a la que se sumaron más usuarios.

El juez lo ha dejado claro: «Es un caso muy simple. La política de no devoluciones significa exactamente lo que dice, no hay devoluciones.»

En apenas unos meses la justicia de Estados Unidos ha resuelto el caso. Y se puede resumir en una de las frases de la sentencia: «Es un caso muy simple. La política de no devoluciones significa exactamente lo que dice, no hay devoluciones.» Así de tajante ha sido el juez que ha dado la razón a Ironman y sus condiciones de participación. Además ha argumentado que esa cláusula es «limpia y consistente con el sentido común» teniendo en cuenta el tipo de evento que organizan. Y en el texto explica que si los organizadores de este tipo de eventos tuvieran que devolver el dinero de los eventos que no pueden organizar por causas externas a ellos y fuera de su control, la mayoría de compañías no podrían sobrevivir como negocio.

De esta forma da legitimidad, como mínimo en Estados Unidos, a esa cláusula de no devolución del dinero en caso de suspensión por fuerza mayor. Obviamente es una resolución que afecta a Estados Unidos y en cada país, esa misma demanda, podría tener finales diferentes en función de su legislación.

El caso de la Absa Cape Epic

Ninguna opción ofrecía devolver el dinero de la prueba

En la Absa Cape Epic la organización actuó exactamente de la misma manera. Dio esta respuesta a los inscritos en la prueba de 2020. Ofrecían un amplio abanico de opciones. Para cambiar la inscripción a otro año (aunque pagando una diferencia), o incluso pasar la inscripción a otra de sus pruebas, como es la Swiss Epic. Pero, en ningún supuesto, estaba la devolución del importe de la inscripción. Esa decisión, unido a lo precipitado de la suspensión de la carrera (apenas unos días antes), llenó la red de quejas, especialmente en un momento en que no se tenía una visión global de lo que estaba por venir.

Te puede interesar