Portada Noticias Productos Tests Vídeos Rutas Ofertas Contacto Buscar

Catalunya Bike Race

Los momentos clave y señas de identidad de la Costa Blanca Bike Race 2017

Una carrera con un estilo único que ha sumado nuevos puntos emblemáticos a su historia

La Costa Blanca Bike Race es una prueba joven, acaba de cerrar su 3ª edición, pero que ha conseguido un carácter propio y una imagen única en un tiempo récord.

Sacar adelante la edición 2017 no ha sido fácil. La zona por la que transcurría la carrera fue una de las más dañadas por el intenso temporal de frío, lluvia y nieve de hace unos días. Los efectos del mismo se dejaron notar, y mucho, en el trazado de la carrera, especialmente en la última etapa, que debía ser la más larga y se acabó rediseñando para esquivar los tramos que el agua había dejado totalmente intransitables.

Aún con ello, la Costa Blanca Bike Race ha vuelto a dar muestras de la identidad única de esta privilegiada región a la orilla del mar Mediterráneo. Mientras los bikers tomaban la salida en una playa podía girar la cabeza y contemplar las montañas nevadas que iban a recorrer.

Mar y montaña en la Costa Blanca Bike Race

Mar y montaña en la Costa Blanca Bike Race

[GOGLE]

Señas de identidad de la Costa Blanca Bike Race

La prueba volvía a ser UCI y volvía a ser la más madrugadora del calendario internacional. Unido al buen tiempo, a los alojamientos accesibles en esta época del año y a todas las facilidades que el colectivo ciclista encuentra en esta zona configura una potente imán para los equipos extranjeros. Una buena muestra de ello es el repaso a los primeros equipos de las clasificaciones.

El Albir Garden Resort también repetía como centro de operaciones. Está vez con un paddock aún más poblado y colorido y como centro neurálgico de la competición. La comodidad de dormir en apartamentos y el disfrute de poder convivir con la inmensa mayoría de los participantes. Buen ambiente, descanso y tardes post-carrera animadas. Una gran combinación.

Salvado el temporal que azotó esta parte de la península justo antes de la carrera, los participantes pudieron disfrutar del suave invierno que se vive en las zonas por las que transcurre la carrera. Temperaturas privilegiadas para el mes de enero y el sol que acompañó durante todas las etapas.

El terreno del que disponen los diseñadores de la carrera es otro aspecto importante. Hay infinitas opciones. Playa, alta montaña, arena, piedras, pistas, senderos, trialeras… un sinfín de combinaciones que hacen a sus recorridos diferentes. La tendencia en la prueba es hacia etapas no excesivamente largas, con buenas dosis de senderos accesibles para todos los bikers con un mínimo de preparación y paisajes espectaculares. Eso sí, otro de los aspectos evidentes de esta región son sus desniveles “a lo bruto”. La crono escalada a Serra Gelada es su máximo exponente.

Llegada a Serra Gelada

Llegada a Serra Gelada

La carrera va formando cada año una serie de puntos emblemáticos que son ya emblemas de la Costa Blanca Bike Race. El primero, la brutal y espectacular subida a Serra Gelada. El que se dice es el kilómetro asfaltado más duro de España. Rampas de más del 35% y un acantilado de más de 300 metros de altitud directo al mar. Este año, además, se combinó con un paso inicial por la playa, además de una buena dosis de senderos antes de entrar en el infierno que te lleva a lo más alto de esta pequeña sierra.

Salir desde la playa de Benidorm es otro momento único de la carrera. La llegada a Polop, que este año estrenó meta en lo alto del Castillo tiene todos los números para sumarse a la lista de puntos míticos de esta competición.

Salida desde Benidorm

Salida desde Benidorm

El formato Half, que permite tomar parte en las dos últimas etapas de la Costa Blanca Bike Race, es otra forma de descubrir la prueba de manera menos exigente y para aquellos que no disponen de tantos días libres.

Formato por parejas y rivales de “Champions League”

Este año la Costa Blanca Bike Race se ha quedado como la única opción de competir por parejas en una prueba UCI nacional. Un formato atractivo y diferente que ya está más que consolidado en el MTB. Además, la enorme lista de equipos de talla internacional ofrece la posibilidad de medirse a corredores punteros a nivel mundial, algo de lo que pocas pruebas pueden presumir.

Sergio Mantecón

Sergio Mantecón

Entre todos ellos los reyes de la carrera son la pareja de Trek formada por Sergio Mantecón y el checo Jan Skarnitzl. Ganaron la primera edición y ahora repiten para lograr su 2º triunfo tras el paréntesis que supuso el triunfo de los portugueses Ferreira y Rosa en 2016. No es que hayan ganado, es que han arrasado. 4 etapas, 4 victorias. Mantecón es además embajador de la carrera y perfecto conocedor del terreno. Un plus importante para pelear por ganar. Su victoria ha sido incontestable. También sirve para demostrar que Sergio quiere dejar atrás los problemas físicos de 2016 y encontrar un 2017 lleno de éxitos.

En féminas el dominio de Anna Van der Breggen y Margot Moschetti ha sido igual de claro. 4 etapas, 4 victorias. Lo mismo que ha sucedido en categoría mixta con Sandra Jordà y Oliver Avilés, vencedores de todas las jornadas.

La Costa Blanca Bike Race volverá en 2018, y promete hacerlo con más fuerza. Si te gusta el buen tiempo en invierno, los senderos, los paisajes espectaculares, el mar y la montaña y el ambiente 100% biker, hazle un hueco en tu agenda para el año que viene.

Te puede interesar
Comentarios
comentarios powered by Disqus