Pásate al Di2
Sea Otter Europe
Alps Epic Mountain Bike Stage Race
Northwave ropa ciclista
Publicado el 12-4-2017
Saldría de la posible unión de Pon Holdings y Accell Group con marcas como Santa Cruz, Lapierre, Focus, Ghost o Cervelo por medio

Detrás de cada gran marca de ciclismo suele haber un entramado empresarial complejo que en los últimos años está tendiendo a unificarse en unidades cada vez más grandes. Peces grandes que se comen a peces pequeños o, como puede pasar en esta ocasión, dos peces grandes que se unen.

Pon Holdings y Accell Group son dos de esos peces grandes del sector. Cada uno de estos conglomerados de empresas tiene una amplia cartera de marcas en su poder.

Si ir más lejos, una de las últimas adquisiciones de Pon Holdings fue la marca Santa Cruz, una compra no exenta de polémica por la imagen que la firma estadounidense muestra en sus productos y la realidad empresarial de la misma a día de hoy. Cervelo, BBB, Univega, Focus o Kalkhoff son otras de las firmas en su posesión. Todo ello teniendo en cuenta que también son un gigante en el mundo de la automoción, especialmente en los Países Bajos.

Focus, una de las marcas implicadas

Focus, una de las marcas implicadas

Accell Group no se queda atrás. Lapierre, Ghost, Haibike, Diamondback, XLC, Koga, Winora, Raleigh o Batavus son solo algunas de sus firmas. Eso sí, la compañía si que está totalmente centrada en el sector del ciclismo.

Para hacernos una idea de la dimensión de cada una de ellas, Pon Holdings cuenta con 13.000 trabajadores repartidos por el mundo (1.300 centrados en las marcas de ciclismo), mientras que Accell Group dispone de una plantilla de 3.000.

Unas filtraciones a la prensa hace unos días dejaron al descubierto las negociaciones entre ambos grupos. Pon Holdings quiere hacerse con Accell Group. Con la aparición de la noticia ambas compañías han emitido un comunicado (cada una por separado) explicando la situación actual. La propuesta de Pon Holdings es ofrecer 32,72€ por acción de Accell Group (ayer cotizaban a 31,73€) incluyendo los dividendos previstos para este 2016.

Ambos grupos consideran que sería una alianza ideal y que encajarían a la perfección dadas su estrategias de venta y distribución por todo el mundo.

El único problema que se plantea antes de su unión es la posible creación de un grupo que no cumpla con las normas anti-monopolio en algunas países. Sobretodo en Holanda o Alemania, donde la suma de las marcas de ambas compañías en estos mercados les daría una posición global dominante. Es por ello que ahora mismo el trabajo se centra en poder esquivar esos escollos legales en esos países. Para ello pretenden garantizar que cada marca seguirá operando de forma totalmente individual.

La unión de ambas daría vida a uno de los grupos más potentes del planeta en el sector de la bicicleta, especialmente en Europa.

Comentar noticia

comentarios powered by Disqus