Scott Marathon by Taymory
Niner Air 9 RDO
Ruedas Progress MTB - MT Plus
Sportful
Publicado el 27-10-2016
El proceso de dar vida a un gran cuadro de carbono. Cómo se tortura en el laboratorio antes de llegar al mercado

El cuadro es el corazón de nuestra bicicleta. Es lo que marca en mayor medida su comportamiento y lo que define cómo nos sentiremos en ella.

La marca polaca Kross quiere crecer a lo grande en el extranjero. Tienen años de experiencia en diseñar, fabricar y probar sus propios cuadros. Son la marca más importante de su país y no es por casualidad.

Kross inició hace tiempo un camino hacia la gama alta y cada año se consolida un poco más en este segmento a golpe de buenas creaciones.

La KROSS Level B+ lista para la batalla

La KROSS Level B+ lista para la batalla

Su gran producto para 2017 es la nueva rígida de carbono de la marca, la Kross Level B+. Desarrollada junto a Maja Włoszczowska y el resto del equipo Kross Racing Team el cuadro ha sido pensado para competir al máximo nivel.

Su materia prima es el carbono D84 Super Light, un tipo de carbono que la propia Kross ha desarrollado y que sirve para que su cuadro sea rígido como para ganar una medalla olímpica y que pese sólo 970 gramos.

En total hay 2 años de desarrollo tras este producto:

El cuadro empieza su camino a la producción en una hoja en blanco. Los ingenieros dibujan sus ideas sobre cómo podría ser el nuevo cuadro. Una vez filtradas llega el momento de consultar con el equipo Kross Racing para afinar la geometría. La pelota pasa de nuevo al campo de los ingenieros que tienen que desarrollar cómo serán los “tubos” que formarán el cuadro.

Gracias a la impresión 3D se pueden crear prototipos que sirven de referencia y ayudan a agilizar el desarrollo. Es un punto en que los encargados de fabricar el cuadro y los encargados de diseñarlo deben trabajar codo con codo para sacar lo mejor de cada una de las partes.

Con los primeros prototipos reales construidos llega el momento de las primeras pruebas sobre el terreno. El equipo vuelve a jugar un papel crucial en esta fase. Se pone especial atención a la rigidez, estabilidad y posición final del cuadro.

Pero donde más sufren los cuadros es en las máquinas de tortura. El nuevo cuadro Kross Level B+ ha sido probado bajo la normativa europea PN EN ISO 4210. En él se aplican fuerzas a tres niveles. En el plano vertical, en el horizontal y en la caja de pedalier. El primer test aplica una fuerza de 1200N en la parte frontal de la bicicleta y 600N en la parte trasera. El cuadro debe soportar esa prueba por no menos de 50.000 veces. El cuadro Kross Level B+ aguantó 300.000 ciclos de esa prueba hasta el punto que nunca llegó a romperse en el laboratorio.

El segundo test aplica 1.200N en el tubo de sillín y es repetido 50.000 veces. El test final son 1.200N aplicados sobre los pedales de forma alternativa 100.000 veces.

 

KROSS Level B+ KROSS Level B+ KROSS Level B+ KROSS Level B+

Con los tests de laboratorio superados llega la hora de la producción final.

Un producto capaz de llevar a su piloto a la medalla olímpica, como es el caso de Maja.

Comentar noticia

comentarios powered by Disqus