Northwave ropa ciclista
Niner Air 9 RDO
Sportful
Skoda Gran Fondo Priorat
Publicado el 5-8-2015
3 bajadas diferentes en 3 días. Nieve, hielo, barro, lluvia, sol, frío y calor en un mismo fin de semana. Si el formato Maxiavalanche es exigente, con los elementos en contra es épico

Nuestra segunda experiencia en la Maxiavalanche nos ha llevado a Italia, a uno de los puntos emblemáticos de los Alpes italianos, Cervinia. Conocida mundialmente por sus brutales paisajes, su glaciar que permite esquiar durante todo el verano y el sensacional entorno natural del valle que lo rodea, es uno más de los destinos con encanto que forman el calendario de competición de la Maxiavalanche.

cervinia-01

Si la experiencia de Vallnord nos adentró en el peculiar formato de DH-Maraton, Cervinia lleva esta fórmula al extremo. Como el resto de pruebas del calendario comparte el hecho de que será imposible que te quedes con más ganas de bajadas en los 3 días que teóricamente debe durar cualquier Maxiavalanche. Esta vez pudimos seguir el calendario propuesto y dedicar el viernes a entrenar en los circuitos de las carreras, mientras que el sábado era el día de la clasificatoria y el domingo tenían lugar las dos finales que decidirían a los ganadores.

cervinia-02

 

3 carreras en 3 bajadas diferentes

Y decimos circuitos, en plural, puesto que la Maxiavalanche de Cervinia propone un reto aún mayor. 3 bajadas de competición en 3 recorridos diferentes. La manga de clasificación del sábado y la 2a manga de la final del domingo comparte el 60% de su trazado, pero el 40% restante es diferente en cada una de ellas. Mientras, la 1a manga de la final del domingo es la más emblemática de la Maxiavalanche de Cervinia. Con inicio a más de 3.400 metros de altitud, en el Plateau Rosa, permite dibujar un trazado que empieza sobre la nieve en sus 2 primeros kilómetros para afrontar los más de 1.400 metros de desnivel negativo que tiene esta brutal bajada.

cervinia-03

 

El terreno que encontraremos es más que variado y cambiante. Si pensamos en la bajada desde el Plateau Rosa pasamos de la nieve a una larga zona de piedras enormes que puede acabar con los brazos de cualquiera. Posteriormente se da paso a un tramo sobre hierba y senderos estrechos y abiertos para encarar la última parte de la bajada, de puro bike-park, plagada de peraltes, saltos y pasarelas. 12km de descenso y 1.400 metros de desnivel de bajada dan para mucho.

cervinia-04

Las otras dos bajadas, con 800 metros de desnivel cuentan con tramos más boscosos, senderos más estrechos y un trazado de senderos más naturales que su hermana de mayor distancia.

cervinia-05

Cuando los elementos se alían para convertir lo duro en épico

Los organizadores pueden controlar los circuitos, pero no el tiempo. Bajar una tartera de piedras en seco poco se parece a hacerlo bajo una cortina de lluvia. O el estado de la nieve no será el mismo tras una noche seca y fría que tras 24 horas de lluvia incesante.

cervinia-06

Tras un viernes de entrenamiento con un sol de justicia y los recorridos secos y polvorientos, el sábado se pasó las 24 horas del día lloviendo. Adiós a lo visto durante los entrenamientos del día previo. La manga de clasificación se disputó bajo una incesante lluvia y un frío considerable. El agua convirtió el trazado, especialmente la parte baja de bosque, en una festival de barro, raíces mojadas y derrapes sin control. Una bajada que todos los que realizaron recordarán durante mucho tiempo.

cervinia-07

 

Pero lo peor llegaba el domingo, cuando tras subir a los 3.480 metros del Plateau Rosa, compartiendo telecabina con esquiadores y snowboarders, se comprobaba que el estado de la nieve hacía impracticable la primera parte del recorrido. Se partiría justo al finalizar el tramo sobre la nieve, y poco después de salvar un trozo aún más peligroso, completamente congelado. Eso sí, había que descender el tramo de nieve como fuese posible. Todo un festival de equilibrios, patinazos y revolcones.  Es parte de la esencia de la Maxiavalanche, saber que no estás en una competición cualquiera y que grandes recorridos pueden verse afectados por multitud de factores externos.

cervinia_03

Con ello, la bajada fue un mix de piedras tamaño sandía en su primera mitad, hierba húmeda en el tramo intermedio y peraltes embarrados en la sección final. Un desafío para todos.

cervinia-08

El sol lució con fuerza y la 2ª manga, que empezaba a “sólo” 2.800 metros de altitud, tuvo un recorrido mucho más seco, y de nuevo solo las zonas boscosas presentaban resbaladizos tramos de sendero.

Un italiano ganando 10 años después

En cuanto a los resultados la pelea por la victoria fue un mano a mano entre un italiano, Denny Lupato, y un francés, Olivier Giordanengo. Una Pivot contra una Giant. Con el también francés Kilian Bron, con la nueva Sunn de enduro, intentando seguir la estela de ambos.

On-board con el ganador de la carrera:

Giordanengo se llevó la primera manga, la más larga, y parecía que podría tener el triunfo al alcance de sus manos. Pero no fue así. Denny Lupato, el biker que más ánimos recibió en todo el fin de semana por parte de la afición local, se iba a por la victoria en la 2ª manga, con Giordanengo llegando tras él.

La Maxiavalanche emplea un sistema de puntuación por posiciones, no por tiempo, en cada una de las mangas de la final, así que la diferencia en segundos entre ambos no importaba, sólo las posiciones. Lupato y Giordanengo empataban a puntos con un 1o y un 2o para cada uno. Para el desempate se tuvo en cuenta el mejor resultado en la última manga, así que la victoria se quedó en Italia.

cervinia-10

 

De esta forma Denny Lupato, biker que empezó en el XC hace años, lograba ser el primer italiano en ganar la Maxiavalanche “de casa” tras 10 ediciones.

Acababa así, en pleno centro de la localidad de Breuil-Cervinia, otra enorme experiencia biker. 3 días de bajadas sinfín, de polvo, barro, agua, sol, lluvia, nieve y, sobre todo, diversión. Tras esta segunda experiencia en sus pruebas está claro que la Maxiavalanche ha creado una comunidad biker propia entorno a sus carreras. Bikers que siguen su calendario de forma devota y que dan vida a una competición con un ambiente peculiar que da cabida a profesionales y a debutantes, donde cada uno encuentra su lugar y puede competir contra otros bikers de su mismo nivel.

Por si fuese poco la organización cuida de manera destacada a los bikers que despuntan ayudando a los 10 mejores de cada prueba a tomar parte en la siguiente cita del campeonato, ofreciendo buenos premios en metálico y reconociendo el esfuerzo de los bikers en las diferentes categorías de edad.

Larga vida al formato Maxiavalanche.

Comentar noticia

comentarios powered by Disqus