Scott Spark
Skoda Gran Fondo Priorat
Scott Marathon by Taymory
Ruedas Progress MTX
Publicado el 1-4-2015
Un nuevo producto para la marca sudafricana, que ahora quiere hacerse un hueco en el segmento de los líquidos sellantes

Squirt es una marca íntimamente asociada a la cadena y la transmisión. Su lubricante de ceras puso este tipo de compuesto de moda en el sector y le ha permitido hacerse un nombre en el competido mundo comercial del MTB.

La firma sudafricana ahora ataca por otro frente, uno no menos competido que el de los lubricantes: el de los líquidos sellantes para ruedas. Son numerosas las opciones que tenemos a la hora de escoger un líquido con el que sellar nuestros neumáticos tubeless y a la vez protegernos frente a los pinchazos. ¿Qué ha hecho pensar a Squirt que todavía puede ganarse una parte de este pastel?

A favor Variedad de formatos disponibles. Durabilidad al 100% de rendimiento en el interior de la rueda.
En contra -

Experiencia y colaboración

Squirt ha desarrollado el Squirt Seal en colaboración con una empresa de reconocido prestigio en el sector, con lo que de salida cuenta con la experiencia de una compañía que conoce este tipo de compuestos. El Squirt Seal es de color crema y se vende en 4 formatos diferentes. De 100ml, 200ml, 1 litro y 5 litros. Se recomienda emplear unos 100ml de sellante por rueda de 29″.

Como todos estos líquidos, la rapidez de secado es vital para poder taponar los pequeños agujeros que provoquen pinchos, o pequeñosa cortes en las cubiertas. En este aspecto el Squirt Seal se defiende sin problemas y vertiendo una gota veremos la rapidez con la que se solidifica. Tras varias semanas de uso, el líquido mantuvo su estado original, y no formó las extrañas bolas compactas en el interior del neumático que forman otros líquidos similares. Una muestra de que su duración en la cubierta (estos líquidos no son eternos y hay que renovarlos cada cierto tiempo) al 100% de rendimiento será alta.

En marcha el Squirt Seal selló los pequeños pinchazos producidos por zarzas sin problemas, y mantuvo la presión de los neumáticos del un día para otro. Una vez puesto no nos acordamos de él hasta la hora de escribir el artículo, y ese es uno de los mejores síntomas que puede dar este tipo de material.

Su precio varía desde los 7,95€ del envase de 100ml a los 150€ del envase de 5 litros. El de 200ml, de 14€ de precio, viene con una pieza para poder desmontar el obús. La versión de 1 litro cuesta 44,90€.

Comentar noticia

comentarios powered by Disqus